Pillars of Eternity 2: Deadfire [Review]

Título: Pillars of Eternity 2: Deadfire.
Género: CRPG.
Desarrolladora: Obsidian Entertainment.
Editora: Versus Evil.
Fecha de lanzamiento: 08/05/2018.
Precio: $539,99 ARS.
Plataformas: PC.
Disponible en:  Steam.
Review: Realizado en su versión de PC con una copia de prensa proporcionada por Versus Evil.

Como si del ave fénix se tratase, Obsidian Entertainment hizo resurgir de entre las cenizas al conservador género de CRPG con su estupendo, Pillars of Eternity, una aventura de rol profunda con un sistema de combate equilibrado y una narrativa admirable. La cálida recepción por parte del público permitió que otros estudios fueran testigos del verdadero potencial que aun guardaba aquel género casi extinguido, por lo tanto decidieron navegar sobre aguas semejantes.

Poco a poco, comenzaron a llegar notables propuestas de rol como Wasteland 2, Torment: Tides of Numenera, Tyranny o el brillante Divinity: Original Sin 2. Con tal nivel de calidad en semejantes aventuras uno podría llegar a pensar que ya ha visto todo lo que tiene para entregar aquel laureado género, pero eso estaba a punto de cambiar. Hoy, a poco más de tres años del estreno de la aventura original, Pillars of Eternity, llega su ansiada continuación, Deadfire, que claramente demuestra que no todas las continuaciones son malas e innecesarias.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

TAKE DOWN A GOD

Antes de continuar con el análisis es importante destacar que, PoE 2: Deadfire es la continuación directa de Pillars of Eternity, por lo tanto, es imprescindible haber terminado la aventura original para surcar los mares de la Llama Extinguida, al menos si deseamos evitar los Spoilers, ya que Deadfire inicia inmediatamente después de que nuestro héroe regrese a Caed Nua para descansar y gobernar. Una vez aclarado eso, es prácticamente imposible referirse a su historia sin entrar en el terreno de los Spoilers, no solo por el hecho de que Deadfire menciona constantemente eventos y hazañas importantes de la entrega original, sino por el elenco, durante la aventura conoceremos nuevos héroes, pero también veremos muchas caras ya conocidas.

Aquellos que desean evitar cualquier tipo de Spoiler los invitamos a saltar directamente al apartado de jugabilidad en el que conocerán los principales cambios en el sistema de combate y exploración.

Pillars of Eternity 2: Deadfire inicia inmediatamente después de los sucesos de la primera entrega, tras poner fin a la crisis de los nacidos sin alma al derrotar a Thaos y  haber apaciguado las visiones que tanto afectaban la cordura de nuestro Observador, este se dispone a descansar y gobernar en paz desde su fortaleza en Caed Nua, sin embargo, el destino tenía otros planes para su futuro. De pronto, los suelos comienzan a separarse y desde su interior emerge una enorme y colosal criatura que destruye todo a su paso. Instintivamente el alma del Observador logra resistir, (momentáneamente), al poder del titán, pero eventualmente termina siendo consumida por su inconcebible fuerza y esto lleva a fragmentar sus recuerdos. Sin fuerzas y casi moribundo, un pálido Observador observa como su fortín es reducido a cenizas, mientras el lucha entre la vida y la muerte en el mas allá. Una vez en el plano intermedio nos encontramos con La Dama Pálida, quien nos encomienda la dura tarea de dar caza a un Dios, aquella colosal criatura era Eothas, el Dios muerto, y sus propósitos eran totalmente desconocidos, por lo que una vez más nos convertiremos en el emisario de los Dioses, pero también en un faro para todas las almas perdidas.

Tal y como sucedía con su primera entrega, PoE 2: Deadfire cuenta con una historia atractiva que se sigue con interés, tiene momentos brillantes, y gracias a la absoluta libertad al momento de tomar decisiones, es posible vivir sus eventos de múltiples formas. Por otro lado, el guion mantiene un desarrollo fantástico al introducir personajes carismáticos con personalidades muy bien diferenciadas, además, la interacción que poseen a lo largo de la aventura es notable, no son solamente pilares estáticos a los que controlar en combates, sino que tienen sueños, esperanzas y también sufren en silencio, por lo que se ven afectados por nuestras acciones y lo hacen saber en cada dialogo. Un detalle que ayuda a complementar una, ya de por sí, magnifica historia, que se ve totalmente mejorada por la naturalidad con la que ilustra sus actos.

Es importante destacar que PoE 2: Deadfire permite hacer uso de la partida guardada de la aventura original, por lo tanto, las acciones y decisiones que tomamos en determinados eventos de la primera entrega afectaran directamente la visión y percepción de resto de personajes que conviven en la Llama Extinguida. Además, durante la aventura encontraremos viejos conocidos como Aloth, Eder, Pallegrina o Tékehu entre otros más secundarios. De igual forma, las hazañas que hayamos realizado en la primera entrega nos acompañaran como si de una leyenda se tratase, esto llevara a afianzar diversas relaciones con otros bandos e incluso con los mismos ciudadanos que habitan la Llama Extinguida, y como no, también con los enemigos, quienes oirán las intrépidas aventuras del Observador y serán consumidos por un inexplicable terror.

Eso por un lado, el archipiélago de la Llama Extinguida también es un lugar rico en contenido, con sus propias historias, secretos y tesoros que esperan a ser encontrados. Cada momento que navegamos por sus alocadas aguas será una nueva oportunidad para descubrir algo nuevo. Gracias a la naturaleza del juego, resulta natural encontrarle un sentido a la diversa cantidad de misiones y tareas secundarias que encontraremos, las recompensas, la necesidad de ayudar en los distintos gremios, todo cumple un propósito mayor y va sumando un pequeño grano de arena hasta llegar al inminente final.

IMPROVING GAMEPLAY MECHANICS

Otro de los grandes atractivos de PoE 2: Deadfire son los ligeros cambios que se han implementado en su apartado jugable, uno que ya partía de una excelente base, pero que en esta segunda entrega se ha visto revitalizado por notables mejoras en el sistema de combate, con una gestión mucho más precisa e intuitiva, algo que también se aplica a la creación de personaje y la propia subida de nivel.

Al momento de crear un personaje tendremos las tradicionales clases que nos acompañaron en la primera entrega, tales como bárbaro, explorador, druida, mago, monje o proscripto, entre muchas otras. Sin embargo, la novedad viene por el lado de combinar dos de estas para crear un solo personaje que pueda utilizar ambas habilidades. Por lo tanto, PoE 2: Deadfire introduce la Multi-Clase, una curiosa rama orientada a explotar al máximo el juego y probar una enorme variedad de configuraciones en los desafiantes combates.

En cuanto a lo estético, no hay grandes cambios, PoE 2: Deadfire comparte ciertas similitudes con su predecesor en la personalización estética y diseño físico del personaje, e incluso los retratos son prácticamente los mismos, salvo contadas excepciones que serán introducidos en un DLC el día de lanzamiento. Sin embargo, la forma de manejarse por las ventanas es mucho más ágil y esto se aplica a la subida de nivel. La pantalla de Level Up está compuesta por múltiples ventanas, que van desde los clásicos puntos de talento, pasando por el desbloqueo de nuevas habilidades en una determinada clase o la rama de armas. Cabe destacar que cada una de estas ventanas cuenta con un alucinante nivel de detalle para hacer de la distribución de puntos algo más instintivo, similar a lo que ocurría en Tyranny.

Continuando con las flamantes mejoras encontramos que el sistema de combate ha sufrido un ligero lavado de cara en cuanto a la gestión de la IA, lo que ahora la convierte en algo más competente durante los enfrentamientos, con una capacidad de respuesta más natural al momento de realizar ataques ofensivos o defensivos. El sistema de salud introduce ciertos cambios, a diferencia de su predecesor, ahora es de vital importancia utilizar el campamento para ingerir alimentos, y en el proceso obtener una bonificación en una determinada habilidad. Por lo tanto, no solo cumple la función de sanar heridas, sino que también es una herramienta vital para maximizar la destreza de nuestros personajes y mejorarlos momentáneamente. El combate parte de las mismas bases, tiempo real con pausa. La ejecución es la misma que en su predecesor. Seleccionar un personaje, una habilidad y lanzarlo al enemigo, pero ahora existen nuevos elementos a los que tener en cuenta, como por ejemplo el tiempo de ataque, este no se ve afectado por los movimientos, por lo que podremos movernos sobre el escenario mientras cargamos un ataque. A ello se le suma el modo de dañar al enemigo, la penetración de las armas es ligeramente diferente. PoE 2: Deadfire presenta una holgada lista de bonificaciones pasivas que afectan directamente el modo de dañar a un enemigo y como sobrepasar sus defensas. En fin, el combate ha recibido ínfimos cambios, pero como dice el dicho, para que cambiar algo que funciona realmente bien.

Por otro lado, una de las principales y más atractivas mejoras se ven aplicadas al sistema de exploración y al modo de transitar por su vasto mundo. En el pasado, Pillars of Eternity proponía un sistema guiado y limitado a través de viajes rápidos por el World Map, desde un punto a otro, algo automatizado con ningún tipo de interacción con la región. Ahora, todo eso ha cambiado. PoE 2: Deadfire presenta una nueva serie de mecánicas que ha tomado prestadas de otros emblemáticos títulos como Wasteland 2 o el futuro Pathfinder: Kingsmaker, por lo tanto, los chicos de Obsidian Entertainment han decidido crear una enorme imagen preliminar de la región para desplazarse con mayor libertad, como si se tratase de una pieza de ajedrez en un enorme tablero, por lo tanto, no hay ningún tipo de restricción, (salvo los lamentables tiempos de carga, entre zona y zona). Sin lugar a dudas, este tipo de transición permite crear un ciclo de juego mucho más dinámico y ofrece una enorme variedad a la hora de interactuar con el propio escenario.

A lo largo de la aventura no solo seremos testigos de misiones principales, secundarias o tareas de recompensa, sino que el mismo archipiélago es un lugar en constante evolución, con eventos que ocurren inesperadamente sobre nuestros pasos. Tal y como solía ocurrir en Torment: Tides of Numenera, PoE 2: Deadfire hace uso de escenas narrativas con las que pretende romper el tradicional ciclo de combate, y apuesta más por el concepto de lápiz y papel, algo que se aplica directamente a los combates navales. Volviendo a las escenas narrativas, son breves situaciones que encontraremos a lo largo de la aventura. En ellas podremos utilizar los puntos de habilidad de todos los personajes para trabajar en conjunto por un bien en común. Por ejemplo, si decidimos ahuyentar a unos enemigos con una tormenta en lugar de escondernos en los matorrales y atacarlos, podremos hacerlo, siempre que contemos con un mago y la habilidad indicada. Dichas escenas narrativas también ayudan a fortalecer el vínculo narrativo, al crear situaciones sumamente inmersivas que aportan un Lore importante en aquel místico mundo de fantasía.

PoE 2: Deadfire toma lugar en un archipiélago, por lo tanto, la mayor parte de la transición se realizara por vía marina en un pequeño bote, y eventualmente podremos adquirir otros mucho mejores como un Galeón, siempre y cuando el dinero lo permita. La gestión del barco es sumamente divertida, tendremos que ir reclutando tripulantes para posteriormente distribuirlos en distintas áreas del barco, cocinero, medico, contramaestre u oficiales de puente. Y de igual forma, tendremos que cargar con los recursos y consumibles mínimos para garantizar el éxito al momento de zarpar hacia aguas desconocidas. Lo que quiere decir que es importante contar con agua, comida, medicina y recursos para reparar el navío por el tiempo que estemos en el agua. Caso contrario la moral del grupo se ira afectando gradualmente y en el peor de los casos se revelara contra su capitán.

En cuanto al sistema de combate naval, pues, el concepto de juego de rol de lápiz y papel se aplica muy bien. Los enfrentamientos son épicos y hay que planear mínimamente cada acción, movimiento y posicionamiento para poder atacar efectivamente, las rondas pueden ser absurdamente altas hasta que llegamos a ver la victoria. A diferencia de otros juegos, que utilizan una escenografía cinemática, PoE 2: Deadfire presenta un estilo más conservador, a modo de escena narrativa con una serie de imágenes para lucir los momentos de tensión en la batalla, tales como el disparo y el tiempo de recarga de sus armas o la destrucción que ocurre tras el casco. Si bien los combates pueden ser intensos, y ayudarnos a subir la reputación para convertirnos en un glorioso capitán, también pueden ser absurdamente extenuantes y repetitivos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A WORLD LIKE NO OTHER

En lo visual, PoE 2: Deadfire supone una clara mejora con respecto a su entrega original, es más, tanto el diseño de sus personajes como la construcción de los escenarios se han visto revitalizados para explotar al máximo las nuevas capacidades del motor gráfico. Por lo tanto ahora encontramos una mayor carga técnica con texturas más definidas, un sistema de iluminación más pulido y un juego de sombras dinámicas eficiente, esto último funciona adecuadamente con el correcto sistema climático que dota de vida al archipiélago de la Llama Extinguida. Además, las mejoras visuales no solo se aplican a los escenarios o el propio personaje, sino que los propios hechizos, magias, piromancias, milagros y explosivos que utilicemos hacen un distintivo uso de los filtros gráficos para hacer de cada escena algo más impactante visualmente.

En lo artístico, PoE 2: Deadfire es sensacional con una enorme variedad de entornos, no encontraremos solamente escenarios tropicales, sino que también existen  desiertos, lugares tan remotos a los que el agua teme llegar, e incluso otros más fantásticos e irreales. Constantemente nos recuerda que estamos viviendo una épica aventura de fantasía, nuestra propia aventura de fantasía, aquella que nosotros mismos creamos con nuestras elecciones y nuestros propios actos.

En cuanto al apartado sonoro, no hay mucho para mencionar, el trabajo instrumental es simplemente superlativo. La banda de sonido se adapta naturalmente a cada situación que la aventura propone, con unas melódicas y exquisitas piezas musicales. Por otro lado, el trabajo de Voice Acting es increíble, una verdadera maravilla. Cada una de las escenas logra incrementar la inmersión y fortalecer aquella sensacional ambientación gracias al apasionante trabajo de Voice Acting, sin duda, un trabajo de calidad como pocos.

En fin, Pillars of Eternity 2: Deadfire es otra colosal bestia indomable del género de rol que llega para demostrarnos que aún no está todo escrito y es posible sorprenderse. Muchos juegos tienen la capacidad para mantenernos pegados en la pantalla por largas sesiones de juego, pero pocos tienen el poder de darnos las herramientas adecuadas para que nosotros mismos construyamos nuestra propia historia, y eso es justamente lo que ocurre con la nueva obra de Obsidian Entertainment, la cual tiene una libertad total para moldear la aventura a nuestro antojo, y al mismo tiempo ser testigos de cómo cada acción afecta hasta al más minúsculo de los mortales. Todo esto gracias a un impecable desarrollo narrativo con un guion admirable y a las sobresalientes mejoras aplicadas al sistema de combate y exploración.

No hay mucho para reprocharle, quizás el desarrollo narrativo de algunos acompañantes no es el mejor o tal vez las batallas navales son algo repetitivas, pero son insignificantes desaciertos en un extenso camino de efectividad. Pillars of Eternity 2: Deadfire ha mejorado todos y cada uno de sus apartados para convertirse en un verdadero monstruo de rol, una verdadera obra maestra que tiene pocos rivales.

PALABRAS FINALES

Sin mucho más por agregar, Pillars of Eternity 2: Deadfire hace el uso más puro y acertado del tradicional concepto de juego de rol en lápiz y papel.

NOTA FINAL: 10/10

Puntos Positivos:

  • Una historia apasionante con un excelente guion.
  • La IA responde a la precisión.
  • Artísticamente luce realmente bien.
  • El sistema de exploración ha sufrido grandes y correctos cambios.
  • Una enorme libertad a la hora de interactuar con los personajes y explorar el archipiélago.
  • Sistema de combate más exacto y eficiente.
  • Cada decisión tiene un gran impacto en la trama.
  • Una alucinante banda de sonido.
  • El Voice Acting es simplemente genial.
  • Los acompañantes tienen momentos brillantes, en especial Xoti.
  • Soporte nativo para resoluciones ultra-panorámicas.
  • El barco y la gestión de la tripulación es un buen detalle.

Puntos Negativos:

  • Aunque los combates navales se pueden hacer algo tediosos.
  • Los tiempos de carga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s