ASHEN [Review]

Título: Ashen.
Género: Acción.
Desarrolladora: Aurora44.
Editora: Annapurna Interactive.
Fecha de lanzamiento: 06/12/2018.
Precio: $39,99.
Plataformas: PC y Xbox One.
Disponible en: Epic Game Store.
Review: Realizado en su versión de PC con una copia comercial adquirida en la tienda de Epic Games.

A simple vista, Ashen luce como otra pobre imitación de la obra de From Software, la serie Dark Souls, es más, la propia cinemática de introducción nos deja esa agridulce impresión al presentar la tradicional lucha entre la luz y oscuridad. El contexto es prácticamente similar, pero la ejecución se ve alterada ligeramente para crear una obra única. Aurora 44 intenta aportar algo diferente al género con una narrativa menos discreta y más interpretativa, cohesiva y consistente con el mundo que la compone. La sensación de formar parte de algo mayor y construir lentamente una comunidad.

Ese nexo que tanto ha caracterizado a la serie Souls, nótese Majula o el sueño del cazador, pero con un impacto en tiempo real, tanto en su narrativa como en el propio escenario. No es solo un lugar de descanso o donde reabastecerse de provisiones, sino al que llamar hogar. Convertirlo en el último faro de esperanza para aquellos pocos agraciados que aún mantienen la vida. Red Red Redemption 2 utiliza un concepto similar con el campamento de Arthur Morgan, aunque no llega a tan nivel de detalle o profundidad. Pero, es genial notar como aquel inhóspito lugar va tomando forma para eventualmente convertirse en un refugio de las almas perdidas. Lentamente, las casas y edificios comenzaran a erigirse por el arduo trabajo de la colectividad para posteriormente abrir sus zonas de trabajo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En cierta forma, Ashen proporciona una perspectiva diferente de lo que solíamos experimentar en otros títulos Souls-Like al priorizar en su Nexo y la constante evolución que esto conlleva. Otro elemento que regula la trama principal a favor de la balanza son los personajes secundarios y sus mini-historias, que están bien conseguidos y nos lleva a aventurarnos en aquel temible yermo para re-descubrir el pasado y formar un vínculo especial.

En fin, la trama principal sin ser ninguna maravilla se deja seguir con interés, y es lo suficientemente consistente para mantener al jugador inmerso por un buen puñado de horas. Bueno, tal vez no tantas. Ashen tiene una duración estimada en las 15-16 horas, si somos detallistas y decidimos explorar todas sus mazmorras, cuevas y escondrijos para completar todas las tareas secundarias. Pero es algo que ampliaremos a lo largo del análisis.

En cuanto a jugabilidad, Ashen es otra aventura de acción y rol de mundo abierto impulsada por el tradicional sistema de juego Souls-Like, por lo tanto, encontraremos desafíos, trampas y una absurda cantidad de enemigos en cada uno de sus áreas. Para hacerle frente a estos males tendremos un buen puñado de armas blancas, tales como espadas, hachas, mazos, garrotes, picos, porras o alabardas, cada una de ellas cuenta con su propio set de atributos, (daño, aturdimiento y probabilidad de impacto critico), sin embargo, estas cualidades podrán ser mejoradas con algún que otro ingrediente como piedras de musgo o raíces, aunque para dar con ellas tendremos que explorar minuciosamente el escenario porque están muy bien escondidas y protegidas.

Cabe destacar que el diseño de escenarios es realmente brillante con un excelente uso de la verticalidad, que puede recordar en mayor o menor medida a la ciudad infestada de Dark Souls, aunque en lugar de toxinas y veneno encontraremos una oscuridad absoluta. Esa es la temática principal de Ashen. La ausencia de vida y luz. Y vaya que lo hace bien. No solamente en el mundo abierto, sino también en sus pequeñas cuevas y mazmorras que van hacia lo más profundo de la tierra. Lugares en los que no entra ni siquiera un ápice de luz, y nuestra única iluminación proviene del deteriorado farol que cargamos. Aventurarse completamente en solitario por el interior de sus mazmorras puede ser un verdadero reto. No solo porque el contexto lo implica de esa forma, sino por los puntos de control. A diferencia de la serie Souls, las piedras de ritual, (que vendrían a ser las hogueras en las que descansar), son minúsculas y están al inicio o final de un nivel. Esto puede ser muy pesado para el jugador promedio, en especial si consideramos que Ashen está pensado principalmente para jugarse en cooperativo.

Aunque no es del todo funcional en la plataforma de PC. El multijugador en cooperativo es un plus genial y funciona de la misma forma que en Dark Souls, con un personaje que se une a nuestra partida y con el cual podemos completar la aventura. Al menos esa sería la idea, si realmente funcionara. Por el momento el público de PC debe ignorar olímpicamente esta opción porque no funciona como debería y en su lugar debe optar por una IA que toma el control de un NPC. Por momentos puede ser útil, y en otros un absoluto caos, perdiéndose en el escenario o desapareciendo prematuramente y dejándonos a nuestra suerte. Resta esperar a que los chicos de Aurora 44 y Epic Games logren solucionar las irregularidades que impiden disfrutar su multijugador. Otro de los puntos flojos de Ashen proviene de los Jefes Finales, algo que siempre caracterizo a los Souls-Like, (Blade & Bones, Nioh, Lords of the Fallen, The Surge, Salt and Sanctuary) fue el enorme repertorio de enemigos y Jefes Finales, y para nuestro infortunio, Ashen tan solo cuenta con 4 Jefes, una cifra francamente baja para un juego de su escala. Sin lugar a dudas es decepcionante considerando la escala de su escenario y la constitución del mismo con  cavernas y mazmorras. Incluso las propias misiones secundarias tiene como Bosses a enemigos ordinarios que caerán con 2 o 3 golpes. 

Dejamos para el final su creador de personajes que es otra pobre herramienta para construir un muñeco bonito. No existe ninguna opción para crear una clase en especial o que cuente con atributos diferentes. Todo tiende a apostar por la estética, el corte de pelo, la barba, las proporciones físicas y nada más. No es tan profundo como otros títulos de su género y tampoco tiene pensado serlo, ya que no existe magia, milagros o piromancia para contrarrestar las armas blancas. Todo el sistema de combate está pensado para realizarse de forma cercana y personal, ni siquiera el uso de lanzas está bien implementado a causa del minúsculo timing, y al irregular impacto que tiene sobre los enemigos. El uso de las mismas está pensado para jugar con el escenario y acceder a ciertas áreas especiales. Al avanzar sobre la aventura desbloquearemos una habilidad especial, el paso de las sombras, que nos permitirá arrojar lanzas a pequeñas estatuas para adherirnos hacia ellas. Esto abre la opción de conseguir equipamiento de mayor calidad, tales como armaduras resistentes con atributos físicos más elevados o escudos con un mayor rango de defensa.

Aunque, también podemos caer en la desgracia y solamente conseguir un objeto pasivo normal para revitalizar el vigor o la propia salud. Afortunadamente, todo elemento por más normal que sea cumple una función y puede ser utilizado en las plataformas de construcción para crear otro objeto secundario más potente. Para concluir, uno de los puntos que más se aleja de los juegos de su género es la subida de nivel. Ashen apuesta por un sistema de level up automático. No nos da el control de personalizar o mejorar manualmente a nuestro personaje, en su lugar propone incrementar la salud y el vigor al completar una misión principal o secundaria por la experiencia conseguida. Adicionalmente podremos ampliarla aún más si decidimos explorar el mapeado y hacernos con las plumas de ashen que están desparramadas por todo el escenario. Con cada una de sus plumas, blanca o negra, ampliaremos la salud y el vigor de nuestro personaje. De todas formas, Ashen condiciona demasiado al jugador y el slogan de rol le queda demasiado alto que no alcanza a cumplir con las expectativas propuestas. Crear un mundo abierto vacío y llenarlo con solo loot y un par de Quest no lo convierte en un RPG. En ningún momento tenemos control real sobre las decisiones de nuestro personaje, y aunque la tuviésemos, estas no afectan en nada a la aventura, ya que al final del día, todo está calculado desde su inicio.

A nivel visual encontramos cierta influencia en títulos como Absolver o Journey, con una dirección artística de corte Low-Poly y una elegante decoración minimalista que apuesta por los colores suaves y sobrios. Un mundo completamente carente de emociones y libre de expresiones, constituido solamente por el fino trazo de los polígonos. Esta original y agradable estética lo convierte en una aventura diferente, pero agradable de observar y más aun de explorar. Aunque la verdadera culminación de Ashen proviene de su intrincado diseño de escenarios y el eficaz uso de la verticalidad para prolongar sus laberintos de terror. Con un mayor volumen en sus plataformas. Tal vez, la única contra de esto venga de los inexistentes atajos.

El mundo de Ashen tiene un tamaño considerable, pero están interconectados. Cada una de sus zonas vive como un ecosistema totalmente propio en un determinado punto y para acceder a ella tendremos que seguir un camino estructurado, lo mismo se aplica si decidimos regresar a Vagrant’s Rest para acceder a mejoras o avanzar en las Quest. Afortunadamente, para hacer el viaje más ameno podremos desbloquear un viaje rápido que nos permitirá transitar desde las distintas piedras de rituales. No es una cortada al más puro estilo souls, pero, al menos es algo. Cabe destacar que la optimización de Ashen es excelente. El juego funciona de manera fluida y sin ningún tipo de micro-corte en su framerate. Aunque no podemos decir lo mismo del nulo soporte para resoluciones ultra-panorámicas, el cual brilla por su ausencia.

Ashen-Win64-Shipping 2018-12-10 12-11-37-62.jpg

En fin, Ashen ha desembarcado en PC con demasiado ruido, más negativo que positivo, a causa de la exclusividad en la plataforma de Epic Games. Lamentablemente, esto ha dejado con un sabor agridulce a una gran mayoría de aficionados que venían siguiendo el desarrollo del juego desde hace años e incluso eran constantes en el foro de discusión de Steam. Lógicamente, este tipo de medidas atenta contra todo lo que supone el sistema de PC, que siempre se ha caracterizado por ser abierto y totalmente libre del estandar de consolas.

De todas formas, eso no implica que Ashen sea un mal juego, para nada. Aurora 44 se ha inspirado en los mejores para crear una aventura que lleve su propio sello de  identidad. Ashen no se trata sobre matar enemigos, subir de nivel o rescatar al mundo de las tinieblas, sino por el lado más puro y humano. Crear relaciones y formar vínculos para establecer un lugar al que llamar hogar. Todo esto se ve complementado con el tradicional sistema de combate de los Souls-Like, (aunque mucho menos profundo), y un distintivo diseño de escenarios que apuesta en su mayor parte por las alturas y el uso de verticalidad. Quizas, la única contra provenga de los fallos de sincronización en su multijugador o el escaso contenido en general.

PALABRAS FINALES

Con todos sus pros y contras, Ashen es otra correcta alternativa para los amantes de los Souls-Like. Un género que se niega a morir e intenta renovarse continuamente, aunque este no sea el caso.

pcmrfinalbannerscore11.png

NOTA FINAL: 8/10

Puntos Positivos:

  • Vagrant’s Rest y su constante evolución.
  • Las mini-historias de los personajes y la forma de relacionarnos con ellos.
  • Un enorme mundo para explorar.
  • La implementación de una IA en cooperativo.
  • Gran cantidad de equipamiento.
  • El intrincado diseño de sus escenarios con un implacable uso de la verticalidad.
  • En lo visual luce realmente bien.
  • Los Jefes Finales están bien inspirados.

Puntos Negativos:

  • Aunque se echan en falta más.
  • Los problemas de conexión con el multijugador.
  • Apuesta demasiado por el cooperativo, en solitario puede ser un verdadero tormento.
  • Pocas opciones al momento de crear al personaje.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s