RIVE [Review]

Título: RIVE.
Género: Twin Stick Shooter, Shoot Them Up, Bullet Hell.
Desarrollador: Two Tribes.
Editor: Two Tribes Publishing.
Fecha de lanzamiento: 13/09/16
Precio: 14,99 USD.
Plataformas: PC, PS4.
Disponible en: Steam.
Review: Basada en una copia de prensa, proporcionada por Two Tribes Publishing.

La danza de la destrucción, bajo esta llamativa premisa se desarrolla RIVE, el que lamentablemente sería el último juego de Two Tribes. El estudio deja la escena de los videojuegos por lo más alto,  con un Shoot Them Up de un destacable nivel. Una aventura totalmente adictiva, frenética y desafiante como pocas, con una extensa cantidad de guiños a grandes joyas y clásicos del pasado, empaquetado con un sentido del humor tan natural y particular que pocas veces hemos tenido el placer de sentir. Bienvenidos al mundo robótico de RIVE.

Todo comienza cuando el todopoderoso RoughShot es víctima de una intensa lluvia de meteoritos, bajo el compás de las imparables oleadas de rocas espaciales, el pobre chatarrero intentara abrirse paso por el espacio.
Sin embargo, a medida que este avanza en su pequeña y limitada nave, rápidamente se verá aprisionado en lo que, parece ser una misteriosa y muy controladora nave espacial de proporciones inimaginables.

No obstante, una vez en su interior, conoceremos a la verdadera mente detrás de tan dinámico sistema. Un Robótico Mensajero que simplemente se siente solo y necesita algo de compañía, algo que obviamente no compartimos. A medida que intentamos escapar, el viaje se torna más profundo y con ello el confinamiento de nuestro iluso personaje.
Todo parece estar perdido, sin embargo, bajo las caóticas direcciones y pruebas de este Robótico compañero, exploraremos la enigmática nave, la cual promete mantenernos en una lluvia de disparos sin igual, con imponentes Jefes y momentos al filo del limiete.

En lo que a jugabilidad respecta, RIVE se introduce bajo una curiosa mezcla de géneros, plataformas, con un gran toque de Shoot Them Up, por lo tanto, nos encontraremos con una formula sumamente eficaz y adictiva pero al mismo tiempo exigente y frustrante como mínimo.
Por un lado tenemos el particular diseño del que gozan sus locaciones, aquí es donde RIVE apuesta fuerte por el plataformeo, ya que sus escenarios gozan de un diseño abierto y laberintico, la mayor parte del tiempo incentivan el movimiento haciendo de los saltos un arte.

Aunque en menor medida también busca exigir control y prudencia, de modo que existen zonas, en donde el movimiento es sumamente limitado. Por desgracia, no tendremos más que una pequeña y breve esfera electromagnética sobre la cual movernos y abrirnos paso bajo una lluvia de robots, quienes solamente desean destruirnos, los reflejos y la habilidad son algo importante en esos breves pero determinantes momentos.
Sin duda, este es un tema muy recurrente en RIVE, debido a que su jugabilidad se desarrolla bajo la clásica formula de los Shoot Them Up o Bullet Hells de antaño, disparar a todo lo que veamos en pantalla, y gracias a la munición infinita que tenemos eso es casi una constancia.

Como mencione anteriormente a veces el escenario nos jugara una mala pasada, no solamente por la limitación que este presenta, sino por la aleatoriedad en la que llegan las hordas enemigas, pudiendo venir desde cualquier lugar de la pantalla, robots, pulpos mecánicos, rayos cortantes, constantemente seremos victimas de estas viles creaciones robóticos.

No obstante, RIVE proporciona un serio sistema de mejoramiento y habilidades especiales para hacer de la lluvia de enemigos, un mar de posibilidades.
Gracias a los sistemas de pirateo, podremos usar a los robots enemigos, como drones de soporte, con los cuales vitalizarnos, propiciar violentos ataques destructivos o si lo preferimos movernos de una forma más eficaz sobre sus escenarios, gracias a los campos electromagnéticos que estos generan. Sin duda es una curiosa idea, la de usar a nuestros enemigos como armas, aunque estos no serán todo lo que tengamos bajo nuestro control.

En RIVE podremos mejorar nuestra nave, incrementar su salud, escudos o si lo preferimos dotarla con una serie de armamentos secundarios que nos sacaran de apuro en los momentos de mayor dificultad. Aunque el mejor momento para utilizar este eficaz arsenal, es al enfrentarnos a los imponentes Bosses. Robóticas y gigantes criaturas, que solo buscan destrucción, aquí es donde brilla el genial diseño de RIVE, ya que no solamente busca cumplir con saltar y disparar a sus enemigos sino que incentiva al uso de su escenario, para destruirlos y así salir victoriosos de cada uno de sus 12 capítulos.

Una vez finalizado su modo campaña podemos optar por sus modos extra, con los cuales extender un poco más su duración, su prueba de tiempo o el clásico y exigente una sola vida, son sin duda alicientes más que suficientes para todo aquel que busque un buen desafío. Aunque de por si su modo campaña ya es todo un desafio, su dificultad es sumamente excesiva en ocasiones. Si eso aún parece poco, la tabla de marcadores siempre estará abierta para incrementar su puntuación.

En su apartado visual, nos encontramos con un trabajo de una calidad sobresaliente. Esto se debe al gran nivel por el detalle a la hora de crear sus escenarios y llenarlos de momentos de acción, con interminables enfrentamientos, grandes explosiones, partículas y efectos visuales de un nivel importante. Por otro lado, la cantidad de enemigos y drones en pantalla, también aportan lo suyo a la hora de crear su ambiente tan hostil y desafiante.

Por momentos, esto último roza lo absurdo, desde el marco jugable puede ser algo frustrante y exigente, debido a las mecánicas suicidas y agresivas de las distintas clases de enemigo. Tal vez una mejor coordinación a la hora de crear su patrón de movimientos habría compensado en gran medida su rigurosa  dificultad. Mientras que por su parte estética, esto resulta llamativo de experimentar a la hora de iniciar nuestro ataque y destruir todo lo que llevemos por delante.

Sin embargo, algo que logra resaltar por encima de esto es el particular diseño y ambientación del que beben sus escenarios. Al darle una mirada al título uno podría pensar que sus zonas estarían limitadas a mantener un estándar conocido y poco variado, con zonas industriales o fabricas robóticas.No obstante, RIVE desarrolla su aventura en locaciones sumamente interesantes y diferentes, desde trenes en movimiento, a enfrentamientos bajo el agua o desde el espacio exterior con grandes asteroides rozando nuestra pequeña y débil nave. Son solamente algunos de los tantos lugares y momentos que presenta esta frenética aventura, y gracias a su notable ambientación y el increíble Voice Acting,  de Mark Dodson, con una gran fluidez y naturalidad en los diálogos, logran crear una experiencia totalmente inmersiva, que se complementa en todo momento con su suave y dinamica BSO.

A modo de conclusión, RIVE presenta muy buenas ideas y las desarrolla de una manera más que eficiente, sin embargo, es inevitable no destacar la agresiva mecánica de la IA. Por momentos generan situaciones que rozan lo absurdo y la exigencia que estos enemigos imponen a la hora de encarar cada momento de la aventura, hacen de su recorrido, una experiencia parcialmente frustrante y complicada de avanzar.
Por otro lado, el sistema de control en ocasiones puede jugarnos una mala pasada, y seremos víctimas de un interminable loop de muertes debido a un mal CheckPoint, debiendo reiniciar completamente el capítulo.

A pesar de sus falencias, RIVE tiene todo a su alcance para convertirse en el próximo gran Shoot Them Up, presenta una jugabilidad fresca, frenética y totalmente adictiva – pese a su dificultad – Con enfrentamientos ante imponentes Bosses que van más allá del mero placer de disparar incesantemente e invitan a usar el escenario y los artilugios que están a nuestro limitado alcance, para hacerles frente. Todo esto bajo un diseño artístico esplendoroso, con escenas pintorescas.
Sin mucho más para agregar, Two Tribes, se despide del mundo de los videojuegos con una apasionante y muy exigente aventura, un titulo que todo fan de los Bullet Hell no deberia pasar por alto.

NOTA FINAL: 8.0/10

Puntos Positivos:

  • Las opciones de pirateo y control de ciertos enemigos.
  • Los diálogos tan naturales entre RoughShot y su colega robótico.
  • Las diferentes ambientaciones y diseños de locación que presenta.
  • Jugablemente es adictivo y frenético como pocos.

Puntos Negativos:

  • El diseño de la IA, y la exagerada dificultad que esto presenta en ocasiones.
  • Algun que otro Checkpoint nos puede dejar en un loop interminable de muertes.

Deja un comentario