The Final Station [Review]

Título: The Final Station.
Género: Accion, Aventura, Supervivencia.
Desarrollador: Do My Best.
Editor: tinyBuild.
Fecha de lanzamiento: 30/08/16
Precio: $14,99 USD.
Plataformas: PC / PlayStation 4 /  Xbox One.
Disponible en: Steam.
Review: Basada en una copia de prensa, proporcionada por tinyBuild.

De la mano del estudio independiente Do My Best Games, nos llega una de las propuestas más arriesgadas y notables de lo que llevamos del año. The Final Station se presenta como una aventura de acción y exploración, con una atmosfera llena de suspenso y con ciertos toques de supervivencia, gracias al notable uso de recursos que propicia durante la aventura. La premisa es bastante sencilla, tomar el control de un tren y emprender un viaje casi infinito a lo largo de una serie de estaciones totalmente deshabitadas, pero con una gran cantidad de peligro y criaturas a su acecho, como si de zombies se tratase.

The Final Station, narra el fin de los días felices, y al mismo tiempo de como la seguridad de la que tanto dependía la civilización ha desaparecido. Ya no existe nada que detenga el avance, de las violentas criaturas que acechan desde las calles y hogares. Como mencione anteriormente The Final Station, utiliza la conocida premisa del fin del mundo y el apocalipsis zombie para desarrollar su trama. Por lo general, son temas muy recurrentes, sin embargo todo radica en la forma de expresar sus ideas y más importante aún como se complementan con el resto de componentes. A simple vista, la narración en The Final Station es algo abstracta, elabora una atmosfera cargada de misterio e incertidumbre y se desarrolla de una forma muy pausada, a través de breves diálogos, puestas en escena, y notas o documentos repartidos por sus escenarios, de modo que para conocer más en detalle su trama, el jugador deberá extenderse sobre los niveles y estar atento a lo que sucede en pantalla..

 Dejando de lado su narración, en su apartado jugable The Final Station es la combinación de dos juegos, ya que plantea dos temáticas muy bien diferenciadas. Por un lado tenemos el viaje en tren, con un fuerte enfoque en el manejo de recursos y el control de la locomotora. Mientras que por el otro, tenemos el recorrido a pie sobre cada estación de trenes, en donde predomina el afán por la exploracion.

Entrando un poco más en detalle sobre cada modalidad, durante el recorrido sobre la locomotora, la movilidad será limitada, ya que esta solamente cuenta con un puñado de vagones y una zona de control. Aunque esta última, será la que más utilizada, debido a que se presenta como una estación de trabajo, enfocada parcialmente al crafteo de elementos como botiquines de salud o municiones. A su vez, también seria el cable a tierra con el mundo, la comunicación entre maquinistas y con ello conocer más a fondo lo que sucede en su caotico mundo. No obstante, la más recurrente, será mantener el control del tren, ya que  allí, podremos darle una vista  panorámica al móvil y resaltar con más facilidad cuales son los principales problemas a resolver.

Como mencione anteriormente, el tren se encuentra algo deteriorado y por ende fallara con gran frecuencia, debido al constante sobrecalentamiento de su consumo eléctrico. Depende de nosotros mantener su funcionamiento, ya que de forma contraria, se detendrá abruptamente y llevaría al violento final de los pasajeros.

La vida de estos limitados supervivientes, está en nuestras manos. Podremos optar por mantenerlos con vida o simplemente dejarlos morir, aunque esto último no es muy recomendable, debido a que perderemos llamativas recompensas. Sin embargo, mantenerlos con vida no es un trabajo sencillo, de modo que tendremos que observar constantemente su salud, curar sus heridas y alimentarlos en caso de hambruna.

En una primera instancia, puede resultar sencillo, pero conforme avanzamos, habrá más supervivientes a los cuales atender, siendo un máximo de 6 colonos. Mientras que en algunos el deterioro de sus estadísticas es ciertamente baja, existen otros heridos gravemente, que sufrirán decaídas con más frecuencia, complicando nuestro trabajo. Esto se debe a la cantidad de recursos, la cual es sumamente limitada, y la mayor parte del tiempo solamente contaremos con lo justo y necesario. Se puede elaborar kits de medicina, pero no siempre tendremos los elementos justos, y definitivamente no abasteceremos a todos en el momento adecuado, lo que eventualmente concluirá en un trágico final, sin mucho por hacer.

Una vez que arribamos a la estación de turno, el manejo de recursos, la estrategia y el control toman un plano secundario. Dando un papel predominante a la acción, exploración y supervivencia.Con solamente un par de armas y nuestros puños, deberemos abrirnos camino por un sentenciado universo, para poder conseguir el código de funcionamiento del tren y así reanudar su marcha. Sin embargo, el recorrido hasta este pedazo de papel no es sencillo, y ciertamente no será lo único que encontraremos en sus trágicos mundo.

Desde cada recoveco de su laberintico escenario, nos acecharan violentas criaturas, que traen consigo la destrucción y muerte. El único modo de protegernos de estos infectados es actuar rápidamente y ser cautelosos, a pesar de que tenemos un arsenal de armas bastante potentes, la munición siempre escaseara, por lo tanto, deberemos utilizar constantemente los puños y los objetos que dotan de vida cada inanimado lugar, cajas, bloques, sillas, todo lo que observemos puede ser utilizado como una potencial arma.

 Aunque como cabe de esperarse, su uso también viene acompañado de la inminente destrucción del mismo, dejándonos otra vez a merced de los fieles puños.  Debido a la concepción que plantea The Final Station, el peligro no solo se limita a lo que observamos o tenemos enfrente, de modo que intenta ir un paso más allá, manteniendo envuelto al jugador con su aura de suspenso e inseguridad en todo momento.

Al adentrarnos a una nueva zona, o abrir una puerta nunca sabremos con certeza que depara su interior, y la mayoría de las veces caeremos víctimas de las trampas que propician estos infectados. Sin duda, esto nos mantendrá cautelosos a todo momento y podría limitar la exploración, sin embargo, si decidimos adentrarnos lo suficiente por sus rebuscados escenarios, encontraremos objetos sumamente útiles, municiones, dinero, elementos para craftear, botiquines o comida. Aunque eso no lo es todo, en el afán por abastecernos de provisiones también se hallaran una serie de supervivientes, a los cuales podremos llevar sobre nuestra locomotora e intentar conducirlos a un lugar seguro. No obstante, estas estaciones están algo limitadas, y cada 6 paradas tendremos un efímero  descanso sobre estas zonas de cuarentena.

En su apartado audiovisual, The Final Station se presenta sobre unos escenarios bidimensionales, con un diseño algo moderado que no logra explotar al máximo su potencial. De cierta forma, algunos niveles o lugares se sienten repetitivos, debido a su enrevesado diseño. No obstante, al movilizarnos por el tren, la puesta en escena toma un papel importante, no solamente en su carácter visual, debido a sus sugerentes fondos.  Sino que  aporta su modo de narración, un lenguaje visual a través de breves y cortas escenas. Por otro lado, el trabajo de sonido, puede sentirse algo discreto, ya que en ningún momento logra destacarse lo suficiente y solamente se limita a seguir el ritmo a lo que se ejemplifica en pantalla.

20160903175037_1.jpg

En retrospectiva The Final Station puede que en un primer momento tenga un desarrollo lento y pausado. Sin embargo, una vez que amplia su camino,  extiende sus posibilidades magnificando su potencial, gracias a la destacable complementación de sus modalidades jugables. La supervivencia, junto al correcto manejo de los recursos, logra crear una intensa e ilustre experiencia, con una narrativa que guarda mucho más de lo que deja entrever en un primer vistazo. Sin mucho más para agregar, The Final Station se abre camino ante el universo de los zombies e infectados, como uno de las propuestas mas completas y originales del año.

 NOTA FINAL: 8.5/10

Puntos positivos:

  • La trama, sin ser demasiado compleja, resulta cautivadora.
  • Los momentos sobre el tren, son notables y ayudan en la inmersión.
  • Su notable forma, de sorprendernos tras cada una de sus puertas.

Puntos negativos:

  • Los puntos de control, pueden dejarnos en un bucle de muertes.
  • Sus escenarios son algo repetitivos.

Pueden encontrar el recorrido de su campaña en el siguiente enlace.

2 comentarios

Deja un comentario