WRC 10 [Review]

Título: WRC 10.
Género: Carreras.
Desarrollador: KT Racing.
Editor: Nacon.
Fecha de lanzamiento: 16/08/2021.
Precio: $496,99 ARS.
Plataformas: PC, Playstation 4, Playstation 5, Nintendo Switch, Xbox One y Xbox Series S/X.
Disponible en: Steam
Rview: Realizado en su versión de PC con una copia de prensa proporcionada por Nacon.

La alianza entre KT Racing y NACON Gaming ha permitido que la galardonada serie de Rally, WRC regresara con una nueva entrega mucho más ambiciosa con la que promete saciar la sed de los fanáticos de la simulación por su notorio enfoque hacia el realismo, que ha sido un quebradero de cabeza para los recién llegados al mundo de los Rallies.

Desde Sega Rally, pasando por la serie Colin MCRae, los juegos orientados a este tipo de competición deportiva de automóviles han girado en torno a la simulación, lo que se traduce por controles ajustados y no tan amigables. A diferencia del re-invento de la serie Dirt que altero su formato por uno más Arcade y menos continuista atrayendo a un nuevo público hacia las filas de las carreras. Sin embargo, WRC tiene su sequito de seguidores, de modo que continúa honorando sus viejas costumbres, además esta patentado por Licencias Oficiales (pilotos, coches y competiciones historicas), por lo tanto, las cuotas de simulación y realismo deben estar en perfecta consonancia.  Por lo tanto, esta nueva entrega es la más completa de la serie. Actualmente posee alrededor de 52 equipos con 12 Rallies oficiales del 2021. 

Como es habitual en la serie encontramos el modo Carrera, la cereza del pastel, el modo por excelencia donde podremos sentir la adrenalina de un auténtico piloto profesional para progresar en aquel apasionante mundo de Rally con sus eventos histórico, como también los nuevos campeonatos de la temporada 2021. Todo esto mientras establecemos relaciones con las principales marcas y fabricantes del automotor para patrocinar y renovar contratos para sacar el máximo potencial de las Licencias, (similar a lo que hizo EA en su momento con la serie deportiva FIFA y el emblemático modo Leyenda). Al fin y al cabo, WRC 10 es un producto totalmente propio oficial de WRC. Tal vez, no introduzca cambios significativos que alteren la progresión, pero tampoco busca hacerlo, sino que mantiene intacta su convencional visión de túnel. Cabe destacar que WRC está concebido para ajustarse a toda clase de paladares, desde el más fino con su adictivo modo Carrera con su declaración de amor por su 50th aniversario representado con vehículos de los años 60s y 70s con los preciosos circuitos de aquella época dorada o hacia los más casuales con sus competiciones en solitario o multijugador. Y esto nos lleva a los controles y su dificultad. Como es habitual en la serie tendremos un puñado de parámetros (sistema de daños, controles automáticos o manuales, guías y trazados de ayuda) Un puñado de opciones donde tocar para nivelar la balanza hacia una experiencia desafiante o por el contrario una amigable, ideal para quienes no desean complicarse tanto la vida con una experiencia tan purista.

Lo realmente importante en WRC recae en los controles, el comportamiento de los coches, las físicas avanzadas y su sistema de climatología que permite representan con una gran fidelidad audiovisual circuitos y trazados superlativos. Entre todo este mar de atributos encontramos la Sede como un modo de trayectoria refinado con pequeños saltos de victoria con respecto a sus predecesores. Cambios que rediseñan completamente la estructura del menú e interfaz solventando en gran medida la distribución de atajos y el tosco desplazamiento entre las ventanas y cubiles. WRC cuenta con una interfaz amigable e intuitiva con opciones que saltan rápidamente a la vista. Tal y como su nombre lo indica, La Sede funciona como un establecimiento donde emergen todos los cubiles en donde será posible gestionar manualmente pilotos/co-pilotos/ingenieros y equipos hasta dar con el calendario de carreras. A medida que avanzamos en las temporadas y profundizamos en las carreras iremos adquiriendo habilidades que posteriormente podremos utilizar para desbloquear mejoras técnicas en los vehículos como también en las instalaciones.

A nivel jugable, WRC 10 continúa con su enfoque hacia la simulación y no ha cambiado en demasía con respecto a su entrega original. Sin embargo, se han realizado los retoques necesarios para potenciar la conducción, refinar el control y la estabilidad. Como resultado final obtenemos un comportamiento de vehículos más fino y trabajado. En base a estos dos elementos, WRC 10 se acerca lentamente al estado más puro de la simulación con un ritmo de juego desafiante que invita a analizar una gran cantidad de factores y elementos para entrar a correr. No es un juego de correr sin más, nada de eso. Es un juego que necesita de habilidad y paciencia para comprender sus nuevos cambios. Con su motor de fisicas busca ofrecer un nivel de realismo extremo al analizar detalles puntuales de cada vehiculo, tales como su potencia o reacción para transmitir estos rasgos al neumático. Por lo tanto, es posible sentir el desgaste de las gomas y su adherencia según la superficie.

WRC es un juego que busca el realismo, por esta razón se ha diseñado para ser experimentado con un volante, puede jugarse con un pad e incluso con un teclado, pero desde ya aclaramos que la experiencia no será la mejor. El modo de juego cambia drásticamente. El control de los vehículos se ve profundamente afectado por el sistema de Force Feedback, que permite un mejor nivel de ajuste y una personalización más profunda en un volante. De todas formas, son temas que también pueden ajustarse en un pad, pero actualmente no cuenta con el mejor de los soportes. Tanto los mandos oficiales de Xbox 360 como el de Xbox One presentan ciertas irregularidades que empañan la experiencia jugable y dificultan el manejo de los vehículos. Los gatillos no responden bien a las acciones que realizamos y el sistema de vibración no está del todo fino. Incluso si corremos suerte y probamos a configurar manualmente los perfiles del coche, en la práctica percibiremos resultados devastadores, como problemas de aceleración, frenos que no se ajustan y una nula sensibilidad al girar. No es un juego que se adapte fácilmente al mando y es algo lamentable, más teniendo en cuenta el correcto funcionamiento de sus predecesores.

Por otro lado, es posible disminuir el nivel de realismo desde el menú de opciones. Lugar en el que podremos ajustar distintos parámetros referentes a las indicaciones de la carrera, tales como los indicadores visuales para la aceleración o los frenos, e incluso desactivar completamente los daños físicos, mecánicos, el uso de combustible o remover completamente las reglas para evitar sanciones para un estilo de juego agresivo. El nivel de personalización del coche también es elevado, da un gran margen para retocar los puntos clave del vehículo, amortiguadores, chasis, frenos, motor o la suspensión. Todos y cada uno de estos elementos se puede modificar manualmente, pero también tenemos la posibilidad de hacerlo automáticamente gracias a la inclusión de un ingeniero de pista, que brindara consejos que se adecuan al estilo de juego que buscamos y necesitamos en los momentos de aprietos.

A falta de títulos orientados al Rally y con un legado marcado por la ambición, WRC 10 se convierte en la propuesta ideal para los fanáticos de la esta intensa y frenética disciplina. Quizás un primer acercamiento no lo demuestre, pero tras dedicarle un puñado de horas, los cambios saltaran a la vista demostrando la pasión y el cariño que tiene KT Racing y Nacon por su IP. Razon por la que a día de hoy cuenta con las Licencias oficiales de la propia WRC. Tal vez, el enfoque directo a la simulación termine ahuyentando al público más casual por su tono tan brusco hacia el realismo, pero cuenta con las herramientas necesarias para inclinar la balanza hacia todos los paladares, tanto los masoquistas como los recién llegados.  En fin, WRC 10 es una carta de amor hacia todos los fanáticos del Rally, que continua arrojando mejoras con cada nueva actualización.

Puntuación: 3.5 de 5.

Puntos Positivos:

  • El modo Carrera da la sensación de controlar un auténtico piloto.
  • Árbol de habilidades.
  • La Sede con sus retoques añade una capa extra de inmersión y realismo.
  • El modo Aniversario con vehículos y eventos históricos.
  • Importante nivel de personalización.
  • Las licencias oficiales.
  • Una jugabilidad muy purista, que puedes amarla u odiarla.
  • Visualmente tiene momentos impactantes…

Puntos Negativos:

  • Y en otros momentos resulta genérico.
  • Curva de aprendizaje algo elevada, lo que echara para atrás a los recién llegados.

Deja un comentario