The Little Acre [Review]

Título: The Little Acre.
Género: Aventura Gráfica.
Desarrollador: Pewter Games Studios.
Editor: Curve Digital.
Fecha de lanzamiento: 13/12/16.
Precio: $12,99.
Plataformas: PC.
Disponible en: GoG, Humble Bundle, Steam.
Preview: Basada en una copia de prensa proporcionada por Curve Digital.

The Little Acre toma lugar en una Irlanda de finales de los años 50, más específicamente en un alejado campo. La pequeña Lily y su padre Aiden deben encontrar al eslabón más viejo de la familia, su abuelo Arthur, el científico. Sin embargo, la singular familia no se esperaba que seguir los pasos de su abuelo los terminaría llevando a un misterioso universo paralelo.  Tal y como da a conocer en sus primeros minutos, la historia de The Little Acre luce prometedora con personajes carismáticos y cautivadores y al mismo tiempo con la dosis justa de misterio y drama familiar.

Sin embargo, esta imagen inicial poco a poco va perdiendo fuerza, debido a que su desarrollo narrativo es demasiado ligero y abrupto. Ciertos personajes no terminar de elaborar y explotar al máximo sus ideales, lo mismo sucede con sus escenarios. La granja y el campo funcionan realmente bien como inicio de la aventura, con una trama bien fundada y estructurada, pero por desgracia al avanzar y llegar a nuevas zonas, el desarrollo y trasfondo narrativo es casi inexistente y no logra mantener el nivel incial, dejando más preguntas que respuestas. Es inevitable no sentir el abrupto final de la aventura o al menos, que le falta una buena porción de sentido a muchas de las actividades que realizamos para crear un mejor escenario narrativo. Tiene buenas ideas, pero lamentablemente no las termina de explotar.

The Little Acre se presenta como una aventura gráfica de Point and Click, como las de antaño, pero con una nula dificultad. Por desgracia la resolución de sus puzles es demasiado sencilla y se torna fácil avanzar en la aventura, ya que esta intenta alejarse de la recurrente ida y vuelta de escenarios y apunta más a realizar actividades específicas en cada escena. Tampoco existen demasiados puzles, y los pocos que encontraremos incentivan el sentido común. En ningún momento intenta rebuscar sus soluciones, por lo tanto, el desarrollo jugable es constante y lineal.

Es difícil sufrir un bloqueo mental en la aventura, ya que prácticamente nos lleva de la mano en todo momento. Además, los objetos y elementos de interés en el escenario parpadean o demuestran una destacada señal como diciendo… soy importante, debes hacer click aquí… Todo en su escenario brilla por luz propia, y no siempre en el mejor de los sentidos, claramente la idea de resaltar sus Ítems, no hace más que disminuir proporcionalmente la duración y la escasa dificultad.

Por otro lado, si en algo destaca esta aventura, es en el uso de dos personajes para el desarrollo de la aventura. Al igual que  en el reciente Silence: The Whispered World 2, The Litte Acre, permite controlar a Lily y Aiden. Al llegar a determinados momentos de la aventura pasaremos fugazmente de uno al otro, y estos están muy bien definidos. Por un lado,  Aiden es un sujeto convencional y especifico, busca soluciones directas y no intenta irse por las ramas, prudente y cauteloso, mientras que su intrépida hija es más acelerada y traviesa, lo que no tiene de fuerza, lo tiene en astucia con soluciones arriesgadas y  resultados problemáticos, de todos modos, Douglas – la fiel mascota – siempre estará a su lado para salvarla de cualquier eventualidad, el pobre can hace lo imposible por rescatarla de sus alocadas acciones. De este modo se conforma la  singular familia, personajes únicos y totalmente originales, pero que por desgracia no todos presentan están igual de cuidados.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A nivel visual, The Little Acre presenta un imponente diseño artístico. Gracias a su estilo de dibujo animado logra recrear unos planos visuales totalmente atractivos y únicos que sacan lo mejor de su vibrante y cálida paleta de colores. Al mismo tiempo entran en completa armonía con las animaciones tan definidas de sus personajes. Aunque eso no es todo, los escenarios son sin duda uno de los elementos que mejor partido sacan de la artesanía de sus ilustraciones, cada una de sus localizaciones brilla por luz propia y se caracteriza por una tonalidad en especial. De este modo, tenemos la calidez del sol al tocar los prados de la granja de Aiden, mientras que en su otro extremo, nos encontramos con una oscura y fría soledad en el mundo transitorio, en cierta forma se opacan de una manera natural.

En cuanto al apartado sonoro, los tracks de sonido son instrumentales y presentan cierta consonancia con lo que sucede en pantalla, intentan ejemplificar y seguir el ritmo de la transición de sus personajes. Por su parte, los sonidos ambientales son sugerentes y cumplen una función jugable, de ese modo ayudan a determinar ciertas acciones a seguir.

20161209144614_1.jpg

En definitiva, The Little Acre es una convencional aventura de Point and Click que no promueve la dificultad en sus puzles. En cierta forma, esto puede ser una contra para los más veteranos del género, ya que en su afán por desarrollar un camino lineal y constante, pone en riesgo aquello que hace grande a una aventura gráfica, la lógica y los puzles elaborados. De todos modos, la  mayor irregularidad en The Little Acre es el desarrollo narrativo sus primeros minutos llevan un buen ritmo con personajes icónicos y una historia atrayente.

Sin embargo, al avanzar en la aventura quedan demasiadas ideas en el aire, escenarios y personajes vacios y que no tienen ningún trasfondo adicional. Tanto sus localizaciones como sus personajes no dejan de sentirse ausentes, con una seria falta de contexto. A pesar de sus irregularidades, The Little Acre es un título que cualquier recién llegado al género del Point and Click no debería perder de vista.

NOTA FINAL: 7.0/10

Puntos Positivos:

  • El diseño de sus personajes está muy bien cuidado.
  • Una ambientación muy bien lograda.
  • Visualmente es soberbio.

Puntos Negativos:

  • La dificultad es inexistente.
  • Le falta elaboración y profundidad  a sus puzles.
  • La narración pierde fuerza conforme la aventura avanza.
  • Un abrupto final con demasiadas preguntas en el aire.

Deja un comentario