High Hell [Review]

Título: High Hell.
Género: FPS.
Desarrolladora: Terri Vellman y Doseone.
Editora: Devolver Digital.
Fecha de lanzamiento: 23/10/2017.
Precio: $9,99.
Plataformas: PC.
Disponible en:  Steam.
Review: Realizado en su versión de PC con una copia de prensa proporcionada por Devolver Digital.

High Hell es otro emocionante viaje de violencia desmedida por parte de la gloriosa editora, Devolver Digital. En esta ocasión, Terri Vellman y Doseone unen fuerzas para dar vida a un peculiar FPS que castiga los crímenes de una forma brutalmente retorcida y absurdamente divertida.

High Hell no es el clásico FPS al que estamos acostumbrados, para nada. Quizás mantenga un sistema de juego tradicional, pero el diseño y la progresión que toman sus escenarios dan la impresión de escapar de  uno de las más retorcidas pesadillas de una mente enferma. El contenido que predomina sobre sus habitaciones es sugerente y disparatado, cuanto poco. Pero eso no le resta ni un gramo de emoción, es más, incluso fortalece la inmersión y lo hace sobresalir de la media. Hig Hell cuenta con una ambientación completamente original, que poco y nada tiene para reprocharle a otros títulos del mismo corte.

En cuanto a la historia, High Hell nos transporta a un universo minimalista en el que predominan los crímenes y la locura. El infierno ha extendido sus garras hacia los cielos, surcando las nubes y apoderándose de los rascacielos. Aquellas enormes estructuras están revestidas por brutales maquinas defensivas y despiadados sujetos que experimentan con animales para convertirlos en unas máquinas para matar. La historia de High Hell es poco convencional y no cuenta con una estructura concisa, hasta el punto que une de manera aleatoria sus situaciones y vivencias durante las icónicas misiones. Además, al entrar al tiempo de carga entre un episodio y otro, inicia una secuencia interactiva descabellada, pero divertida, que a su modo, intenta fortalecer el vínculo narrativo. Aunque termina dejando más dudas que respuestas.

Dejando de lado su extraña narrativa. High Hell es un juego relativamente corto, tan solo cuenta con alrededor de 20 episodios, pero realmente intensos y sumamente competentes con una gran dosis de rejugabilidad. Cada uno de ellos agrega escenarios ligeramente diferentes, enemigos, actividades, misiones, secretos e incluso imponentes Jefes Finales. Sin duda, compensa su escasa duración con un contenido admirable. Al iniciar uno de los tantos atracos contaremos con un objetivo principal que puede variar, desde matar a un determinado personaje a robar un cuadro, destruir un equipo de comunicación o quemar dinero. Estas tareas irán rotando a lo largo de los capítulos para ofrecer una mayor diversidad y explotar al máximo el diseño intrincado y vertical de sus extravagantes escenarios.

Cabe destacar que High Hell se caracteriza por el toque minimalista. La estética es similar a otras emblemáticas obras como Jalopy o Superhot, ya que encontramos una dirección artística elegante con una ausencia total de detalles visuales, hasta el punto que los escenarios de High Hell lucen como unas cajas de cartón apiladas una sobre la otra. Unidas adecuadamente para dar forma a una habitación completamente vacía y recubierta únicamente por objetos inanimados y una coloración suave. Un punto acertado. De esta forma permite resaltar el diseño tan excéntrico de sus personajes, mascotas y artefactos que predominan en cada recoveco. A diferencia de SUPERHOT, en High Hell el diseño de personajes es menos humanoide, y toma una forma más natural con sujetos de proporciones considerables y un distintivo diseño facial que expone múltiples facetas expresivas.

En cuanto a la jugabilidad, High Hell se presenta como un FPS puro y duro, por lo tanto intenta transmitir una experiencia de juego tradicional con un Gun-Play básico y movimientos limitados, tales como caminar, saltar, disparar o un ataque cuerpo a cuerpo, a través de una brillante animación de una patada. Una mecánica útil para abatir enemigos cercanos o desbloquear puertas cerradas, algo recurrente durante la aventura. En cuanto al armamento, desafortunadamente solo cargamos una escopeta con un cargador ilimitado, de modo que podremos realizar disparos de manera eterna. Esto podría llegar a quitarle algo de dificultad, pero High Hell no es un juego para entrar corriendo y aniquilar todo lo que tenemos por delante. Bueno, en cierta forma sí, generalmente ese es el objetivo principal, pero no funciona de esa forma. La progresión y el ritmo de juego se desarrollan de una forma más lenta, ya que  el daño que recibimos es considerable y un par de disparos pueden acabar con nuestra vida. Además, la variedad de enemigos es realmente alta y están posicionados de formas estratégicas para evitar que pasemos rusheando un nivel.

La forma más segura de avanzar es analizando la estructura del escenario con movimientos pausados y utilizando el zoom para realizar disparos tácticos para evitar las trampas, que no son pocas. Los perros, chimpancés y muñecos bomba son elementos predominantes durante la aventura y al mínimo error caeremos presa de sus ataques. En cuanto al Gun-Play, se siente bien y es preciso. Quizás el rango de golpes es algo exagerado, pero teniendo en cuenta la naturaleza del juego, no es algo significativamente malo o que arruine la experiencia de juego. Las animaciones y los movimientos son correctos y no presentan irregularidades o fallos prematuros. Tal vez, la nula existencia de armas sea un elemento determinante, por suerte cuenta con una jugabilidad que parte de una buena base y una notable diversidad de contenido en sus escenarios. Además, los Jefes Finales son un agregado genial y las distintas capas de vida ofrecen combates extraordinarios. Similar a lo que propuso DESYNC unos meses atrás.

20171022124053_1.jpg

En conclusión, High Hell es un intenso y alocado FPS que mantiene vivo el indiscutible sello de la casa Devolver Digital con una alarmante dosis de acción y una violencia extrema en su progresión. Quizás peca de ofrecer un escueto arsenal de destrucción, pero lo compensa con una  gran diversidad a la hora de abordar sus excéntricas misiones. High Hell no reinventa nada nuevo, pero ofrece una experiencia de juego tradicional con un Gun-Play correcto y una acertada re-jugabilidad con la que extender sus escasas 2 horas de duración. Sin duda, es un juego a tener en cuenta para quienes deseen perderse sobre escenarios minimalistas y aniquilar todo lo que se posa sobre la retícula.

NOTA FINAL: 7/10

Puntos Positivos:

  • El indiscutible sello de la casa con una enorme dosis de violencia extrema.
  • Gran variedad de situaciones a las que hacer frente.
  • Una gran re-jugabilidad a la hora de abordar sus misiones.
  • Excéntricos y brutales Jefes Finales.
  • Las escenas interactivas durante los tiempos de carga son absurdamente divertidas.

Puntos Negativos:

  • Duración algo escasa, poco más de 1-2 horas de juego.
  • Mayor variedad de armas no le haría ningún mal.

Deja un comentario