Someday You’ll Return [Review]

Título: Someday You’ll Return
Género: Aventura Narrativa – Terror Psicológico.
Desarrolladora: CBE Software.
Editora: CBE Software.
Fecha de lanzamiento: 05/05/2020.
Precio: TBA.
Plataformas: PC.
Disponible en: Steam.
Review: Realizado en su versión de PC con una copia de prensa proporcionada por CBE Software.

Ciertamente, el legado precede y al momento de adentrarnos a los mundos virtuales de un juego enfocado exclusivamente a la narrativa contamos con un mínimo de conocimiento de lo que esperar por delante, como ser la convencional visión de túnel, es decir, linealidad e interacción sin límites sobre objetos innecesarios. Y al combinar narrativa con terror se suele apostar por la recurrente formula del “corre que te pillo”. Pese a ello, cada tanto llegan algunas propuestas que re-definen al género, y opacan momentáneamente los ecos de mala fama cosechados por la monotonía, nótese Blair Witch, Observer, The Beast Inside, The Vanishing of Ethan Carter o What Remains of Edith Finch.

Afortunadamente, estamos ante uno de esos momentos, en donde una desarrolladora, en este caso CBE Software, quien se las han ingeniado para dar vida a una aventura narrativa en constante evolución con mecánicas poco convencionales y un prominente sentimiento de soledad y nostalgia en un mundo parcialmente abierto. Entonces, Someday You’ll Return no es simplemente otro juego del montón, en lo absoluto. El estudio checoslovaco ha logrado concebir una aventura narrativa con la dosis justa de drama y terror, sin necesidad de caer en los quemados clichés del género. Definitivamente, una de las grandes revelaciones del año, y como no, un soplo de aire fresco ante la simplicidad y poca efectividad de las propuestas actuales.

Partiendo de la narrativa, Someday You’ll Return, le hace honor a su nombre y desarrolla un relato estrictamente humano y doloroso sobre la desesperación a través de los ojos de un padre que ha perdido a su hija en las profundidades de un bosque. CBE Software utiliza este argumento para romper con el típico ciclo paranormal y apostar por otros temas más existenciales de naturaleza humana como los celos, la paternidad, el rechazo o el miedo. Pese a su presentación decorada por elementos de terror, la historia está fuertemente influenciada por otro tipo de monstruos, unos que resultan aún mucho más aterradores e inquietantes. Entonces, a lo largo de la aventura asumiremos el rol de Daniel, un sujeto algo conservador, chapado a la antigua que carga con sus propios demonios interiores, y junto a el tendremos que regresar al antiguo bosque de Moravia para revelar algunos secretos que deberían permanecer enterrados. Con el fin de evitar Spoilers, esos eran todo lo que mencionare con respecto a su trama.

Por su parte, el desarrollo narrativo se fortalece debido a la sintonía entre los eventos que suceden en tiempo real y la documentación desparramada por los escenarios, por lo tanto, si deseamos conocer en detalle los hechos de esta historia será de vital importancia recolectar cada pequeño fragmento de papel para aclarecer la razón tras la desaparición de Stela, ¿Quién sabe? Tal vez los cuentos de terror que oía de pequeña no solo eran cuentos. Otro de los grandes beneficios de Someday You’ll Return proviene del correcto uso del lenguaje visual para representar la soledad y sofocación de nuestro protagonista en aquel insoportable bosque como si fuera su propio infierno personal, tal y como solía suceder en Silent Hill. En fin, la trama de Someday You’ll Return es sumamente atractiva y se sigue con mucho interés debido a la crudeza de su relato, pero no da todo masticado, es decir, solo recompensara a los más detallistas, quienes sean capaces de superar todos los retos mentales de sus Puzzles y buscar milimétricamente por cada sector del mapa sus coleccionables. Solo entonces, conocerán la historia en su totalidad. Al fin de cuentas, existen más de cinco finales totalmente diferentes, y de acuerdo a las acciones que realicemos a lo largo del juego obtendremos uno u otro.

En cuanto a su apartado jugable, Someday You’ll Return se posiciona dentro del género narrativo e interactivo, pero con mayor eco en este último, por lo tanto, introduce un par de mecánicas bastante ingeniosas para no caer en la monotonía de un sistema de juego conservador al introducir un sistema de inventario. El mismo se utiliza como una estación de trabajo en la que podremos, ya sea construir o reciclar objetos para obtener nuevos recursos que permitan resolver el Puzzle de turno. A lo largo del juego podremos recoger toda clase de elementos, desde simples notas de papel hasta tablones de madera, planchas de metal, fósforos o plantas, y cada uno de ellos cumple un rol fundamental en el departamento de jugabilidad, tales como construir antorchas, escaleras, ganchos o una estación de alquimia, siendo esta ultima la más recurrente a lo largo del juego.

Al estar ambientado en un bosque kilométrico será común chocarnos continuamente con toda clase de flores y con ellas acceder a posiciones para obtener ciertas habilidades temporales. Aunque para ello tendremos que segmentar apropiadamente la planta para obtener los ingredientes necesarios, notese pétalos, tallos de raíz y hojas o sus correspondientes variantes en polvo. Entonces, con estos elementos podremos realizar ciertas pociones especiales para acceder momentáneamente a ciertas aptitudes tales como soportar el vértigo a las alturas, sentido a las flores o una visión interior para oír ecos del pasado o leer símbolos ocultos en los textos, entre otras tantas. Cabe destacar que el uso de estas pócimas será de vital importancia si deseamos explorar minuciosamente el escenario o revelar los puntos más importantes de su trama debido a que existen mensajes crípticos con los que acceder a cofres o cajas. Pese a la soledad que transmite el colosal bosque de Moravia, existen criaturas que nos acecharan desde las sombras, seres amorfos que escapan de la peor pesadilla de Lovecraft y acabaran con nuestra vida en un abrir y cerrar de ojos. Son en estos momentos donde Someday You’ll Return comienza a flaquear un poco al hacer uso del “Hide & Seek” para evadir a tales criaturas, de modo que no existe ningún tipo de enfrentamiento.

En su lugar proporciona una suerte de Totem especial con el que purificar parcialmente la zona de juego y mantener a raya a las aterradoras criaturas mientras nos abrimos paso por una salida. Por otro lado, el bosque de Marovia es realmente colosal con un importante énfasis en la verticalidad, lo que se traduce en el continuo uso de la escalada para acceder a zonas elevadas. Pese a ello, cada tanto se siente que su “sistema de alpinismo” está metido con calzador para ocultar la ausencia del salto. De todas formas, no es algo que afecte significativamente su experiencia, sino que agrega cierta dosis de variedad, es más, las propias escaladas se sienten como un Puzzle ambiental debido a que tendremos que posicionar adecuadamente las manos para superar el reto o directamente regresar sobre nuestros pasos.

De regreso a la escala del bosque, encontramos que existe un enorme margen de libertad a la hora de explorar sus localizaciones. A causa de esto es inevitable no perderse y terminar dando vueltas en círculos, con el fin de contrarrestar tal efecto, Someday You’ll Return decora sus árboles con señales y símbolos de colores, (amarillo, azul, rojo y verde), a modo indicativo. Aunque siempre existe la posibilidad de consultar directamente el GPS del teléfono celular para orientarse. A diferencia de Blair Witch, el rol del celular es sumamente cosmético y no introduce mecánicas destacables salvo las tradicionales responder una llamada o mensaje. En cierta forma, se siente como un elemento desaprovechado, pero considerando el magnífico uso que hace del resto de componentes jugables, nótese sistema de inventario e ítems, estación de trabajo, el uso de las hierbas o sus Puzzles ambientales a base de fragmentos de papel. Al unir todos estos elementos encontramos una aventura narrativa poco convencional y sumamente inmersiva, además Someday You’ll Return no es exactamente un juego corto. Completar su campaña puede tomarnos más de 20 horas, un tiempo considerable si tenemos en cuenta a otros del género, y este rápidamente puede escalar si decidimos explorar cada recoveco para obtener todos los coleccionables o darle una segunda pasada para conocer el resto de sus finales. 

A nivel visual, Someday You’ll Return tiene momentos realmente brillantes con planos bien conseguidos a causa de su cuidada dirección artistica. El mosque de Marovia tiene un aura tenebrosa, pero también cautivadora con una buena variedad de localizaciones de interés. De igual forma complementa su arte con el poderío tecnológico de los efectos graficos, tales como el Bloom, oclusión ambiental o el trazado de rayos. Filtros que permiten transmitir la pureza del bosque antes de ser eclipsada por el tenue manto de terror y podredumbre de su inmaculada ambientación. Sin embargo, en otros momentos desentona demasiado por texturas algo lavadas y objetos de baja calidad. Lo mismo sucede con las sombras indirectas, que presenta irregularidades y la propia linterna non produce ninguna sombra, aunque esto puede tratarse de un simple bug. Otro detalle desalentador para los poseedores de monitores ultra-panorámicos es su inexistente soporte para resoluciones ultrawide, si bien, pueden activarse, la imagen que obtenemos es simplemente un enorme zoom con los recortes en los bordes superiores.

20200502233234_1

En síntesis, Someday You’ll Return mantiene la dosis justa entre narrativa y jugabilidad al apostar por el toque old-school en su sistema de juego, es decir, escenarios abiertos con una vasta libertad, inventario e ítems, Puzzles ambientales con estaciones de alquimia y sus correspondientes pociones. El solo hecho de unir todos estos elementos, mientras introduce una estética impactante al unisono de un cruel relato sobre la naturaleza humana, claramente demuestra el enorme potencial de CBE Software, y más aún, si consideramos que el estudio está compuesto solamente por dos mentes creativas.

Definitivamente, el término “aventura narrativa” no le hace justicia al colosal trabajo tras Someday You’ll Return, las cuotas de calidad en su contenido son envidiables y permiten re-imaginar al género. Es el soplo de aire fresco que tanto necesitamos, un auténtico juego de terror psicológico, como los de antaño.

pcmrfinalbannerscore-2

NOTA FINAL: 9/10

Puntos Positivos:

  • Un relato convincente que se sigue con interés.
  • La dosis justa de drama y terror.
  • El sistema de inventario y la estación de trabajo son un plus genial.
  • Un soplo de aire fresco al género narrativo.
  • La enorme sensación de libertad que transmite su escenario.
  • Visualmente tiene momentos impactantes.

Puntos Negativos:

  • Mientras que en otros desentona demasiado.
  • Una traducción al español no le haría ningún mal.
  • Ciertos micro-parones.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s