The Occupation [Review]

Título: The Occupation.
Género: Aventura.
Desarrolladora: White Paper Games.
Editora: Humble Bundle.
Fecha de lanzamiento: 05/03/2019.
Precio: $329,99 ARS.
Plataformas: PC, Playstation 4, Xbox One.
Disponible en: Steam.
Review: Realizado en su versión de PC con una copia comercial proporcionada por Humble Bundle.

The Occupation toma lugar en Turing, Inglaterra y plantea un escenario agitado por el clima político con una sociedad dividida por la Ley de la Unión, impulsado por la mega-corporación, The Bowman-Carson Group. Sin embargo, la situación tomara un giro inesperado cuando una explosión se cargue una parte de las instalaciones, acabando prematuramente con la vida de 23 personas. Rápidamente la culpa caerá sobre uno de los miembros de trabajo, un inmigrante, y será nuestra tarea descubrir la veracidad de estos lamentables hechos.

La introducción del juego se torna algo lenta, pero intensa y sirve como el preludio ideal para una convincente, y libre, aventura de investigación. Tras el prólogo, tomaremos el control del verdadero protagonista de la aventura, Harvey Miller, un periodista común y corriente que trabaja para el periódico local, The Turing Post. Junto a él, iniciaremos una sigilosa búsqueda de evidencias y pistas para interrogar de la forma más efectiva a los miembros de The Bowman-Carson Group y publicar la verdadera cara de su Ley de Unión. No deseo profundizar demasiado para omitir spoilers, pero The Occupation es una verdadera joya en términos narrativos. La trama es realmente potente con un guion admirable, personajes bien definidos con sus propias creencias y valores políticos. Además, todo este se ve perfeccionado con un correcto Voice Acting y un sistema de juego inusual a contrarreloj que crea una inmersión instantánea.

En términos de jugabilidad encontramos una aventura orientada a la investigación y al sigilo desde una perspectiva en primera persona. Prácticamente lo podríamos definir como un Dishonored, pero sin las muertes, por lo tanto, cambiaremos la espada de corvo por un maletín. Al estar enfocado exclusivamente en la investigación, The Occupation vuelca todo su potencial en un competente sistema de investigación que ofrece una libertad casi total para interactuar con el escenario, sin embargo, las animaciones se sienten algo toscas y no responden del todo bien al realizar una acción, en especial al entrar en los conductos de ventilación, al no contar con un modelado real del personaje, este podría llegar a crear barreras invisibles que impidan su paso. Es algo prácticamente lamentable, más aun teniendo en cuenta la naturaleza del juego. Contar con un modelo en 3d incrementaría aún más la inmersión.

De todas formas, el verdadero potencial radica en el proceso de investigación. The Occupation no nos da nada masticado, si queremos llegar a cerrar una idea tendremos que trabajar arduamente. Entre las tantas opciones se encuentran, leer documentos para conseguir una contraseña o código que nos dé acceso a una terminal, una vez en ella podremos leer los mails de interés y robar la información a través de un diskette para posteriormente imprimirlo y mandarlo a nuestro portafolio o por medio de un fax hacia nuestra compañera de trabajo. Y esa es tan solo es uno de los tantos caminos que podremos seguir. Otra forma de progresar en la aventura seria entrar quedarse sentado durante una hora esperando que la entrevista tenga lugar. No es lo más acertado, pero es una opción, y esa es una de sus grandes cualidades, la libertad en su sistema de juego.

Otro de sus grandes atractivos es la progresión a modo contrarreloj, esto quiere decir que contaremos con una hora antes de iniciar una entrevista, literalmente una hora. Y lo que hagamos en ese tiempo depende enteramente de nosotros. Podemos utilizar ese tiempo para explorar por las instalaciones, recoger objetos de interés, tales como documentos, cartas, papeles, cintas de audio o tarjetas de identificación e incluso monedas para realizar llamadas o utilizar la impresora publica o en caso contrario, podremos sentarnos y esperar pacíficamente sin molestar a los guardias.

 Es difícil acostumbrarse al paso del tiempo, al inicio lo sentiremos lento y que podremos concluir con todos los hilos argumentales, pero conforme avance notaremos que nos faltaran minutos, y tendremos que comenzar a ajustar nuestras acciones a los temas más importantes. Eventualmente será vital realizar una segunda o tercera partida, al menos si deseamos conocer todos los secretos que oculta este ambicioso thriller político. Una sola partida no le hace ninguna justicia. Quizás, los cambios en base a nuestras decisiones no sea del todo eficiente, pero la construcción narrativa del relato y la forma de hilar la trama es para destacar.  

 The Occupation está compuesto por tres entrevistas principales, dos de ellas impulsadas fuertemente por la investigación sobre escenarios abiertos con un diseño competente, que apuesta por la verticalidad. Edificios divididos en dos o tres plantas y su propio sótano, todas ellas interconectadas por conductos de ventilación, atajos o los convencionales elevadores. Con el fin de alivianar la dureza de no contar con un mapa, la decoración proporciona con ciertas direcciones, además, el propio cuaderno sirve como recordatorio de lo que debemos hacer a continuación con observaciones de salas, códigos, pistas importantes e hilos de investigación. Aunque, obviamente para contar con todas estas ayudas tendremos que explorar cada recoveco y no dejar papeles ni en el basurero, pero muchos elementos de interés estarán en zonas prohibidas, el acceso a las estas salas está condicionada por nuestra tarjeta de identificación.

El pase de visitante no proporciona acceso a todas las plantas, y si decidimos entrar a zonas restringidas los guardias estarán pisando nuestros talones. En el caso de atraparnos pueden quitarnos el maletín o enviarnos directamente a la entrevista, por ello tendremos que actuar en plan sigiloso, vigilar cada uno de sus movimiento, escuchar todas sus conversaciones, y asi, armar un horario que nos permita explorar más apropiadamente las inmediaciones. Por otro lado, cabe destacar que la IA de los guardias no es del todo brillante, aun así, con todas sus falencias nos harán la vida imposible.

The Occupation está desarrollado bajo el motor gráfico Unreal Engine 4, sin embargo, no utiliza todo el musculo técnico, más bien, cuenta con un acabado visual discreto con texturas suaves que dan la sensación de poca profundidad, objetos y modelados de baja calidad. En fin, no es nada sobresaliente en términos visuales, aunque se debe destacar la correcta dirección artística con un decorado pintoresco que favorece la ambientación. Por otro lado, The Occupation  es otro de los tantos juegos, que no posee soporte nativo para resoluciones ultra-panorámicas.

Al iniciar la aplicacion automáticamente detectara nuestra resolución nativa y la ajustara a nuestra pantalla, por lo tanto, si disponemos de una pantalla ultrawide la resolución se fijara en 2560×1080 o 3440×1440. No tendría que ser ningún problema, sin embargo, The Occupation no cuenta con soporte nativo para el aspect ratio de 21:9, es más, si nos dirigimos al panel de opciones y cambiamos a otra resolución será imposible regresar a 2560×1080 o 3440×1440. Al no contar con soporte nativo, el campo de visión se verá drásticamente ampliado para lograr encajar en la pantalla, por lo tanto, no entrega bordes negros en ambos lados, pero recorta la imagen en el campo de visión vertical. Otra cosa, tal vez desde un punto de vista artístico sea comprensible, pero en lo funcional no es del todo acertado la decisión de agregar franjas negras en los campos verticales al no contar con soporte nativo para ultrawide.

Más allá del control algo tosco y la imprecisa interacción con el escenario, uno de los puntos más criticables de este thriller político son los bugs y fallos que esto conlleva. Pero antes es importante destacar que el juego guarda su partida únicamente al completar un capitulo, que tomara alrededor de una hora de juego o un poco más, además, solo cuenta con un solo espacio de guardado, por lo tanto no es posible grabar manualmente o cargar un punto de control. Es una mecánica algo anticuada que puede conllevar muchos problemas, como ya se vio en Hellblade con sus bugs.

Lamentablemente el caso se vuelve a repetir, llegando al final de la aventura, el rendimiento se vuelve algo inestable y los bugs comienzan a tomar control sobre el juego, hasta el punto que puede crashear y mandarnos directamente al escritorio. No tendría que ser un problema, pero si llevamos más de 40 minutos jugando perderemos toda esa progresión y tocara iniciar completamente desde cero. Es algo terrible que puede arruinar cualquier tipo de experiencia favorable. Por desgracia, el parche de lanzamiento solo estaba pensado para solucionar discrepancias en la localización, pero no en los fallos técnicos.

20190305154147_1.jpg

He pasado el fin de semana encerrado en mi habitación intentando reconstruir el rompecabezas narrativo que supone, The Occupation, sin embargo, cada vez que creía tener el control y aproximarme a una solución convincente, esta rápidamente se escapaba de mis manos por falta de evidencias o pistas. Los cabos sueltos eran una realidad dura de aceptar, pero esto me incentivo lo suficiente para iniciar otra partida. Poner a prueba los conocimientos adquiridos y regresar a las instalaciones de Bowman-Carson Group más lúcido. Ahora consiente del tiempo, y así, ajustar la investigación de forma precisa.

The Occupation es un juego que se disfruta mucho más en una segunda o tercera pasada, al explorar conscientemente sus escenarios para organizar “tranquilamente” la trama, sin las restricciones que implica su progresión a contrarreloj. Aunque, no todo es color de rosas. La obra de White Paper Games tiene ideas potentes y bien logradas, pero otras que desentonan con la efectividad que supone su narrativa o sistema de juego. Los CTD son un temor constante en cada partida y el Save Game al finalizar un capitulo no suma ninguna confianza. Pese a sus desaciertos técnicos, The Occupation es un juego que merece nuestra atención, la atrapante e intensa carrera contra el tiempo que construye es admirable, cuanto poco.

PCMRFINALBANNERSCORE.png

NOTA FINAL: 8/10

Puntos Positivos:

  • Una trama madura y muy bien desarrollada.
  • Un sistema de investigación bien logrado.
  • El efecto de nuestras acciones en la aventura.
  • La libertad a la hora de encarar sus situaciones.
  • El concepto a contrarreloj.
  • La progresión lenta a base de evidencias y pistas.
  • El alto nivel de interacción con el escenario.

Puntos Negativos:

  • Aunque el control y las animaciones no son del todo precisas.
  • Los bugs y problemas de rendimiento en el tramo final.
  • Un solo slot para guardar la partida.
  • Inexistente soporte para resoluciones ultra-panorámicas.
  • Ciertos fallos en la traducción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s