Rain World [Review]

Título: Rain World.
Género: Acción, Plataformas, Supervivencia.
Desarrollador: Videocult.
Editor: Adult Swim Games.
Fecha de lanzamiento: 28/03/17.
Precio: $19,99.
Plataformas: PC, Playstation 4.
Disponible en:  Steam.
Review: Basada en una copia de prensa proporcionada por Adult Swim Games.

A principios de 2012 aterrizaba en los foros de TigSource un proyecto fuera de lo común y sumamente ambicioso. Rain World daba a conocer su universo con una serie de Gif e imágenes que imponían la belleza del Pixel Art y la armonía de una naturaleza completamente viva y procedural. El impacto fue inmediato. No tardó demasiado tiempo en llegar a Kickstarter y con todo lo que esto implica se convirtió en un éxito. En pocas semanas paso a ser el nuevo emblema de la escena independiente, una obra especial, cuidada y al mismo tiempo un soplo de aire fresco para el género de las plataformas y supervivencia en 2d.

Desde aquella época mucho ha cambiado, pero la temática original se mantiene firme en el horizonte, sobrevivir es el único camino de Rain World, y justamente no es nada nada sencillo. Los chicos de Videocult tienen claro a que público apunta su título, y debido a esto será un juego de minorías, amado por pocos y odiado por otros. Al final del día, Rain World cumple fielmente su propósito, crea un mundo brutalmente despiadado en donde nada es seguro e incentiva el constante movimiento. Un videojuego de culto que realmente le hace honor al término, sobrevivir.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Rain World inicia su épica travesía con una sentimental escena cinemática. En su breve introducción narra las andanzas de una familia de gatos, un pequeño grupo de supervivientes que recorren las tierras en busca de comida y refugio. Desafortunadamente la lluvia les juega una mala pasada y uno de ellos se ve separado del resto. Irremediablemente cae en lo más profundo de un extraño mundo. Es justamente aquí cuando la verdadera aventura comienza.

Desde este punto Rain World fulmina con todo rastro de esperanza o seguridad que irradia la inocencia del pequeño Slug-Cat. De esta forma nos arroja en un lugar donde predominan los peligros. Todo, absolutamente todo puede acabar con nuestras vidas, incluso el más inocente de los insectos es un depredador en potencia, pero ni siquiera su flora y fauna son tan despiadados como la lluvia. Una vez que comienza a llover, el diluvio no tarda en consumir todo lo que tiene a su paso. Al final del día, Rain World es una brutal experiencia de supervivencia que no perdona ni el más mínimo de los errores.

Regresando a su historia. A simple vista toca temas como el compañerismo y esperanza, pero en realidad la historia oculta mucho más de lo que deja conocer y al mismo tiempo esconde su Lore para los más dedicados. En cuanto a su narración, se podría concluir que es algo medida, no abusa de los diálogos, en realidad son prácticamente inexistentes. En su lugar hace uso de un lenguaje visual, similar a lo que sucedía con ABZU o Inside. De esta forma utiliza su escenografía para transmitir su trama, y expone su historia con los objetos que abundan sobre el escenario. Cada uno de los elementos por más inusuales que luzcan atesoran una pequeña fracción de Lore, semejante a lo que supuso Demons Souls en su momento. Por otro lado, la ambientación está muy bien trabajada.

Los chicos de Videocult logran recrear un mundo increíblemente violento, que nos hace sentir como un ser realmente indefenso y débil que está en un lugar que no fue pensado para su especie. Una atmosfera post-apocalíptica cautivadora con una gran variedad de regiones. Además, cada una de ellas cuenta con su propia temática, por lo tanto le dan un buen grado de variedad a la experiencia final. Un mundo naturalmente vivo y de una naturaleza sin igual. Además, el acabado artístico es superlativo, el toque de Pixel Art le sienta excelente y exhibe momentos muy especiales, mención especial para la recreación de la lluvia y como esta aniquila todo lo que está a su paso.

Por el lado de lo jugable, Rain World se presenta como una aventura de plataformas bidimensional con espíritu de metroidvania. Además intenta llevar al género de la supervivencia a un nuevo nivel generando situaciones totalmente extremas. La aventura nos pone bajo el control del Slug-Cat, un pequeño gato babosa que se adhiere con gran facilidad a la gran mayoría de superficies. Con este curioso personaje tenemos que intentar sobrevivir en un mundo de pesadillas inimaginables. Para afrontar todos los peligros que imponen la flora y fauna local contamos con una serie de movimientos básicos; caminar, saltar, un salto más cargado para alcanzar distancias más largas. También contamos con la posibilidad de interactuar con la gran mayoría de elementos que predominan sobre el escenario; lanzas, piedras, bloques. Ítems útiles para defendernos de los animales. De igual forma podemos cazar murciélagos, insectos y tomar frutas para mantener el estómago lleno, y así descansar en el refugio más cercano. Al menos esa es la idea general a la que apunta Rain World.

Explorar, cazar, comer e hibernar, repetir el proceso hasta alcanzar un máximo de Karma, y llegar a la próxima región. De esta forma funciona Rain World, pero no es tan sencillo como suena. Viajar de una zona a otra puede ser algo exageradamente difícil. Si pensaban que la saga de From Software era exigente, permítanme aclarar que Rain World sube los escalones en cuanto a rigurosidad y las lleva a un nuevo nivel. Nada, absolutamente nada los preparara para sobrevivir en el hostil escenario que plantea esta aventura. Rain World es un juego que no se toma el trabajo de explicar nada, tiene tutoriales pero son muy básicos y al terminarlos nos sentiremos aún más desorientados. El juego ofrece una gran libertad a la hora de explorar y avanzar por su mundo, pero todo esto viene de un costo, perder y repetir el ciclo, es importante aprender esto en sus primeras horas, para no perder la cabeza en las próximas 50-60 horas de juego.

Una vez que asimilamos que todo es hostil y está pensado para matarnos la transición será ligeramente más sencilla, pero una vez más regresaremos al punto de estar perdidos, no existen direcciones ni señales a seguir, nada que indique como interactuar con los elementos que nos encontramos. Esto es una de las grandes fortalezas de Rain World, su capacidad para explotar su mundo de un modo ambiguo y abstracto sin palabras ni esquemas. Todo lo que lleguemos a descubrir será por nuestra propia perseverancia y detallismo. Rain World trae de vuelta el sentimiento de soledad y vacío existencial que predominaba tanto en los 90, en ningún momento se plantea llevarnos de la mano, y esto es algo para agradecerles a los chicos de Videocult, ya que la gran mayoría de juegos de estas últimas décadas han casualizado demasiado al mundo de los videojuegos. Por suerte, Rain World les da una cachetada en la cara a todos los que apuestan por esta vaga idea y demuestra que el jugador tiene el control y la capacidad para aprender por sí mismo todo lo que un juego tiene para ofrecer sin necesidad de recurrir a etiquetas visuales.

Aun así, veo necesario explicar o al menos detallar una mecánica de juego que llevara a ahorrar un buen puñado de horas a los menos pacientes. El karma es una señal que funciona a modo de llave, y es un elemento fundamental para desbloquear el acceso al resto de zonas.

Por desgracia su uso está atado a la señal que dispongamos al momento de arribar a la puerta, ya que cada una cuenta con un determinado signo en su interior. Por otro lado, la señal del Slug-Cat tiende a subir o bajar de nivel,  esto depende de nuestra supervivencia. Dicho de otra forma, es necesario juntar comida para hibernar, al hacer esto subiremos el nivel de Karma, y es indispensable repetir este proceso dos, tres o hasta cuatro veces para alcanzar la señal que sea necesaria para habilitar la puerta. Desafortunadamente si caemos víctimas de la lluvia o de la flora y fauna inmediatamente nuestro nivel de Karma bajara. Esto tiende a generar un sistema de juego algo cíclico, ya que para poder explorar nuevas zonas es necesario repetir el proceso un buen puñado de veces, y al final del día esto puede acabar por ser demasiado frustrante. Por suerte la comida abunda y la mayor parte del tiempo encontraremos insectos o frutas para poder hibernar y agilizar este proceso.

Lamentablemente  las criaturas también abundan en todo el escenario. Existen zonas en las que el único camino al cual seguir estará plagado por tres, cuatro o quizás cinco lagartos, y ni hablar de los pájaros o bestias marinas. Y no solo eso, si tenemos la suerte de evitarlos y pasar a la siguiente área por las tuberías, estos tienden a seguirnos, ya que utilizan las mismas cañerías y ejecutan brutales trampas por todo el mapeado. A pesar de la extrema dificultad que esto genera, es una idea genial y le da un toque de aleatoriedad a cada partida. El diseño de escenario también es otra gran fortaleza de Rain World, tiene zonas lineales y otras enormes de gran libertad con hasta tres accesos para distintas cámaras. Además la forma en que se interconectan y generan atajos hacia otras regiones es algo simplemente soberbio.

Todos los apartados de Rain World están cuidados hasta el más mínimo detalle y globalmente crean una obra de culto con un nivel inigualable que nada tiene para envidiarles a los más grandes del género. Rain World fue pensado como un juego que promueve el movimiento e incentiva la exploración, de esta forma toda, y cada una de sus áreas son totalmente accesibles en todo momento. No es necesario adquirir mejoras o personalizar al Slug-Cat, nada de eso existe en Rain World. En su lugar apunta a exigir control y habilidad para llegar a las zonas más complicadas. Esto nos lleva a uno de los puntos más criticados del título, el control del Slug-Cat.

Por lo general, Rain World posee un manejo preciso, responde de manera efectiva e inmediata a cada acción que realizamos, pero lo que puede llegar a jugarnos en contra son las físicas del Slug-Cat. Al caer en lugares estrechos de poco margen de movimiento, las opciones de salto son limitadas y el Slug-Cat suele generar una serie de animaciones irregulares que afectan el desplazamiento, ya que requieren de un buen timing en los saltos y de medir bien las distancias, al mínimo error perderemos irremediablemente. Rain World es un juego que no perdona ningún error, es más, todos sus recovecos y espacios vacíos están totalmente medidos para generar situaciones extremas.

20170331212005_1.jpg

A modo de conclusión, Rain World es una de esas pequeñas genialidades que ocurren cada tantos años. Es una propuesta que va más allá de un cautivador diseño artístico o los rigurosos márgenes de supervivencia que impone. Al final del día es un juego que brilla principalmente por generar sensaciones. La armonía entre el amor y odio que emana su épico viaje es único. Quizás su jugabilidad gira demasiado tiempo en el ciclo de prueba y error, pero al salir victoriosos de una de las tantas etapas de peligro nos invade un efímero sentimiento de seguridad, para inmediatamente volver a caer en la desgracia de su brutalmente despiadada naturaleza. Pasaran los años, pero Rain World se mantendrá en lo más alto de la escena independiente como uno de los máximos logros de lo que la industria es capaz de entregar al jugador. Un mundo completamente libre, un reto personal como pocos y una experiencia jugable atemporal.

Sin mucho más por agregar, Rain World es un juego de minorías, amado y odiado por igual, pero si sobrevivimos lo suficiente a su agresiva propuesta encontraremos la forma de sorprendernos y descubrir un nuevo mundo de posibilidades. Una asignatura pendiente para todos los que desean tener un buen reto.

 NOTA FINAL: 10/10

Puntos Positivos:

  • Un diseño artístico soberbio.
  • La supervivencia nunca se sintió tan extrema.
  • Las enormes posibilidades de exploración.
  • El diseño de escenarios y sus múltiples interconexiones.
  • La IA de los enemigos es agresiva y aleatoria.
  • Alrededor de 12 regiones totalmente abiertas para explorar.
  • La soledad que emana su mundo post-apocalíptico.
  • Una cautivadora banda de sonido.
  • La lluvia y la carrera contra reloj que implica.

Puntos Negativos:

  • Las físicas y animaciones del Slug-Cat son algo erráticas y comprometen ciertos movimientos.

A continuacion pueden encontrar la galeria de videos, primeros minutos de Rain World y algunas de sus principales regiones de juego (Puede contener Spoilers).

Deja un comentario