ECHO [Review]

Título: ECHO.
Género: Aventura.
Desarrollador: Ultra Ultra.
Editor: Ultra Ultra.
Fecha de lanzamiento: 19/09/2017.
Precio: $24,99.
Plataformas: PC.
Disponible en:  Steam.
Review: Realizado en su versión de PC con una copia de prensa proporcionada por Ultra Ultra.

En Echo tomaremos el control de En, una joven mujer que ha permanecido en un estado de criogenia por más de un siglo. Afortunadamente el sueño ha llegado a su fin, pero para su sorpresa todo lo que conocía ha desaparecido. Incluso aun carga con los fatídicos recuerdos de la premeditada muerte de su fiel compañero, Foster. Recuerdos de una vida que la condenaron a escapar de la lamentable realidad. Sin embargo, no todo está perdido. Las leyendas claman de un lugar místico, de magia y esperanza, construido por antiguas civilizaciones y compuesto por una tecnología de vanguardia. Un palacio en el que la vida no conoce un final, y puede ser tan eterna como uno lo desee, pero todo tiene un costo.

Por lo tanto, la premisa de Echo gira entorno a la ciencia ficción. Presenta un viaje espacial hacia un planeta desconocido por la eterna búsqueda de una cura para la muerte. El concepto no es nada nuevo, es más, suena a un cliché del cine o la televisión, algo totalmente quemado. Por suerte, Ultra Ultra no se confina en una temática tan rudimentaria, para nada. Echo se permite la construcción de un guion más ambicioso con una carga narrativa profunda que cuestiona la existencia y la realidad. Al tratar sobre la vida y la muerte, inicia un profundo viaje existencial en los límites de la cordura para sobrellevar una perdida, y eventualmente lograr reunir en su totalidad el cuerpo y la mente. Restaurar el vacío interior que dejan los momentos impactantes.

Es un juego que se cocina a fuego lento. Poco a poco va elaborando un fascinante mundo de esperanza, pero al mismo tiempo quita todo rastro de ilusión. En fin, Echo cuenta con una trama aceptable cargada de giros y momentos límites, y afina estas situaciones al introducir un Lore místico, a base de coleccionables. Pequeños relatos que fortalecen, la ya de por sí, notable historia y crean un vínculo especial con el trasfondo que propone.

En cuanto a la jugabilidad, Echo se introduce en pantalla como una aventura narrativa, al menos esa es la impresión inicial durante la primera hora y media de juego. Momento en el que nos desplazaremos lentamente por un palacio recolectando información y conociendo un poco de En, Foster y aquel místico lugar de misterios inconcebibles. Una vez pasado ese lapso de tiempo, Echo da a conocer su potencial con un estilo de juego enfocado al sigilo y en menor medida a la acción. Por lo tanto, contamos con una serie de movimientos básicos, tales como andar, correr, deslizarse sobre salientes y agacharse. A su vez, las mecánicas son prácticamente limitadas, tan solo podremos echar un par de gritos con los que despistar a enemigos, y tomarlos por sorpresa por detrás con un ataque furtivo. Mientras que para los momentos de acción podremos desenfundar una pistola de energía y propinar un par de disparos. De todas formas, debido a la naturaleza del juego, no es recomendable entrar en plan Rambo y matar a todo lo que se mueva, eso definitivamente acabaría con la partida.

En primer lugar es necesario destacar que el enemigo principal en Echo es nuestro propio personaje. Echo desarrolla su aventura en un entorno cerrado, una enorme maquinaria que va aprendiendo de nuestras acciones y se va adaptando a cada situación. Al hacer esto introduce unas réplicas de nuestro personaje. Durante los primeros momentos no supondrán un mayor problema, pero el Palacio cuenta con un ciclo de funcionamiento y cada tanto tiempo se reinicia para abastecerse con las acciones que realizamos anteriormente, por lo tanto, es como una enorme IA que va adquiriendo nuevos conocimientos en todo momento, similar a Skynet. Afortunadamente, al reiniciarse el sistema tendremos un par de minutos de oscuridad. Momentos clave para realizar lo que deseamos, como disparar, ejecutar enemigos o quizás caminar sobre el agua, ya que el palacio no tendrá visibilidad de nuestros movimientos. Desafortunadamente este bono carga con una terrible consecuencia. Al reiniciar el palacio todas y cada una de nuestras copias regresaran al lugar de origen. De modo que los enemigos jamás dejaran de llegar y nunca se acabaran, tan solo podremos extender lo inevitable.

Por otro lado, la dificultad de la aventura depende enteramente de nosotros y el estilo de juego que abordemos. Si optamos por el plan Rambo, pues, los enemigos lloverán de todas direcciones, actuando de forma agresiva y determinante. Sin embargo, en el caso de tirar por un enfoque sigiloso, los enemigos  toman un rol pacifico. Realizaran las clásicas rondas predeterminadas, pero al entrar en su radar nos perseguirán y hasta flanquearan con un ataque furtivo. Lamentablemente nuestro personaje no puede soportar más de dos golpes seguidos, ni siquiera el flamante escudo la salvara de dos ataques. Por esa razón es importante mantener la distancia y analizar bien el escenario en cada momento, para encontrar puntos en blanco por donde correr y esconderse.

Por desgracia, acá es donde se comienzan a sentir las principales irregularidades. Echo es un juego ambicioso en lo jugable, y por esta razón sitúa la escala por sobre el contenido. Por lo tanto, introduce una serie de escenarios absurdamente grandes, tan enormes que incluso llegaremos a perdernos y dar vueltas en el mismo lugar, o en el peor de los casos caer en un callejón y no poder avanzar, por esa efímera sensación de libertad. A pesar de presentar una estructura cautivadora que juega con los volúmenes y crea rutas de juego tanto en horizontal como en vertical, no está exento de presentar errores. El contenido que predomina sobre cada área es relativamente bajo y de poco interés para el jugador, hasta el punto que tan solo podremos interactuar con dos o tres objetos para captar la atención del enemigo como instrumentos musicales, y un gran espejo que sirve como un Save Game para guarda nuestra posición actual. El resto son ítems para recuperar energía o coleccionables.

La idea de una IA que va aprendiendo de nuestras acciones es asombroso y original, cuanto poco, pero en la práctica se siente realmente pobre y llega a desembocar en una experiencia de juego cíclica, de ensayo y error. Al final, la aventura se tornara frustrante por las propias limitaciones de su propuesta la falta de ambición al explotarla. No existen objetos con los que preparar trampas, no hay elementos para cargar y lanzar o realizar rutas de juego tácticas, nada de eso. Todo es tirar para adelante y conseguir la llave de turno para desbloquear el elevador y bajar a la siguiente planta. El patron tiende a repetirse: evitar enemigos, correr hacia la llave, abrir la puerta, buscar las células de energía y bajar por el elevador.

Durante 6 largos episodios el juego se desarrolla de la misma forma, y eventualmente se torna repetitivo a mas no poder, corta con ese rollo narrativo que dejo entrever en sus primeras horas de juego. Y ni siquiera ofrece incentivos suficientes para explotar la temática de sigilo, tan solo nos arroja en un enorme escenario con una pistola y nada más. No hay habilidades espaciales o nuevas armas que adquirir, solo un par de mejoras automáticas para cargar más munición y recuperar la estamina.

A nivel visual, Echo luce realmente bien. La arquitectura gótica le sienta genial y crea una armonía visual única con la estética minimalista, esos escenarios tan pulcros de un blanco ensordecedor permiten crear una ambientación totalmente inmersiva. A pesar de la abusiva magnitud de los escenarios, hay que destacarle la belleza de sus interiores con una decoración de vanguardia y un énfasis por el detalle. El diseño de personajes no se queda muy atrás, En presenta buenos rasgos faciales y unas animaciones cuidadas, menos robóticas y más plásticas. Además, todo esto entra en consonancia con un excelente trabajo de Voice Acting por parte de Rose Leslie, conocida por dar vida a Ygritte en Game of Thrones.

En cuanto al Port, Echo es un juego que se encuentra desarrollado bajo el motor gráfico Unreal Engine 4, por lo tanto, es de esperarse un buen nivel de calidad. El rendimiento es óptimo, y ofrece una extensa lista de opciones con las que personalizar los gráficos y adecuarlos a un determinado equipo. Pero, desde ya avisamos que el rendimiento es glorioso, tanto en ultra como en bajo, el juego escala muy bien y no necesita de mucho para mantener un framerate óptimo. Quizás el AA necesite una ligera revisión, ni siquiera en su configuración máxima o con un porcentaje de pantalla por encima de los 200 logra esconder los molestos jaggies en los bordes. De todas formas, en conjunto es un juego que luce realmente bien, texturas bien definidas, sombras suaves y un gran nivel de detalle en los escenarios. No hay mucho para reprocharle, ¿lo mejor de todo? Funciona excelente, sin bugs, ni molestos tiempos de carga.

20170915232913_1.jpg

Echo no es un mal juego, pero necesita algunas revisiones que permitan explotar todo su potencial. Como aventura narrativa se diluye en un frenesí de acción, y como juego de sigilo peca de limitaciones jugables. El resultado final no es tan favorable como uno esperaría, pero tampoco totalmente malo. De todas formas, Echo es ambicioso como pocos, hay que reconocerle su afán de innovar y destacarse de la media al momento de introducir nuevos conceptos de juego. El aprendizaje de una IA avanzada, más la posibilidad de enfrentarse ante uno mismo son detalles que proporcionan desafiantes combates y ponen a prueba cada uno de los movimientos que realizamos.

Sin embargo, esta fantástica formula se ve empañada por un inexistente árbol de habilidades, una mala ejecución de escenarios y la progresión estrictamente lineal. Echo tiende a elaborar un sistema de juego reiterativo, por lo tanto nos lleva de la mano en todo momento y no proporciona ningún margen para la exploración. Además, la escala de sus escenarios se siente artificial y el contenido es absolutamente vacío.

A pesar de las mencionadas irregularidades, al final del día Echo es un juego correcto. No llega a impresionar, pero aporta un par de ideas interesantes para el género. Sin duda, es un juego a tener en cuenta.

NOTA FINAL: 7/10

Puntos Positivos:

  • El aprendizaje de la IA ofrece más variantes en los enfrentamientos.
  • Apartado visual cuidado y elegante.
  • Rose Leslie se luce con su trabajo de Voice Acting.
  • Una trama atrapante pero…

Puntos Negativos:

  • Desafortunadamente se pierde de foco.
  • Escenarios de enormes proporciones, pero vacíos en contenido.
  • El desarrollo de la aventura es abusivamente lineal.
  • Nula variedad de habilidades con las que afrontar los peligros.

Deja un comentario