Resident Evil 7: Biohazard [Review]

Título: Resident Evil 7: Biohazard.
Género: Accion, Aventura, Survival Horror.
Desarrollador: Capcom.
Editor: Capcom.
Fecha de lanzamiento: 24/01/17.
Precio: $59,99.
Plataformas: PC, Playstation 4, Xbox One.
Disponible en: Steam, Windows Store.
Preview: Basada en una copia comercial proporcionada por Microsoft Studios.

Resident Evil siempre se ha considerado uno de los mayores exponentes para el género del Survival Horror. Las primeras entregas realmente le hacían honor a esta terminología, y se caracterizaban por tener una jugabilidad bien balanceada, y volcar sus sensaciones al jugador, transmitir la desesperación y el terror como pocos juegos supieron hacer en aquel momento. Por desgracia la saga se terminó alejando de su espíritu, y cayó en el profundo pozo de la monotonía y mediocridad.

No me malinterpreten, Resident Evil 4, 5, 6 y Revelations trataron de reinventar el género, pero no de la mejor forma, lamentablemente se enfocaron demasiado en la acción y dejaron de lado muchas cualidades especiales de la saga. De ese modo perdió de vista el espíritu de Resident Evil. Hoy, tras casi 10 largos años, Capcom finalmente ha decidido regresar a sus raíces con esta nueva entrega de la saga de zombies que tan feliz nos hizo en los 90. Resident Evil 7 toma prestada muchas ideas de otros grandes del género del terror, pero globalmente las encapsula en una propuesta sólida y eficaz. La acción sigue  presente, pero esta vez la supervivencia se siente más real y predominante. Puede que este realmente sea la reinvención que todos esperamos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Resident Evil 7 tiene un comienzo algo lento y pausado, en la aventura tomaremos el control de Ethan Winters, un sujeto común y corriente que se encuentra intentando superar la triste marcha de su pareja hacia las remotas tierras de Louisiana. Poco más de tres años han pasado desde aquel entonces, y su recuerdo aún sigue presente, por desgracia no podemos decir lo mismo de sus noticias, ya que son prácticamente inexistentes, pero eso estaba a punto de cambiar. La aventura da origen cuando nuestro personaje recibe una breve y extraña grabación, en ella podemos observar a su ex-pareja con un estado algo deteriorado e invadida por el miedo y desesperación, la misma solamente alcanza a enunciar “Si vez esto, no te metas”, al más puro estilo del reciente film, The Blair Witch Project. Como el tiempo no le pasa factura al amor, nuestro personaje no tarda demasiado en salir en su búsqueda, y para su sorpresa se encuentra con una horrorosa mansión similar a The Chainsaw Massacre. De este modo Resident Evil 7 comienza a tomar forma, y a dar sus pequeños pasos hacia lo que promete ser un viaje aterrador.

En esta nueva entrega, Capcom ha deseado jugar más con la ambientación y transmitir el terror, no solamente a base de monstruos, zombies o criaturas grotescas. Esta vez se han enfocado principalmente en dar vida a un lugar perturbador, no solamente por los extraños cuerpos mutilados o las bizarras notas de personas raptadas que predominan en aquel inhóspito lugar, sino por los inquilinos. Son unos personajes totalmente desquiciados que se dedican a capturar intrusos de los alrededores y explotar sus débiles mentes, y obviamente masacrarlos en el camino. La historia de Resident Evil 7, no refleja demasiadas cosas con sus predecesores, es más, por momentos podríamos pensar que estamos ante un juego completamente distinto, y no estaríamos demasiado equivocados. La trama comparte más similitudes con F.E.A.R. que con cualquier Resident Evil. De todas formas, pese a sus conocidos cliches, está bien desarrollada y logra mantener el interés del espectador, no por lo que ocurra con los personajes principales, ya que son prácticamente olvidables. Ethan, Mia, Zoe o Evelyn carecen de profundidad y sus ideales son muy básicos, no permiten establecer ese vínculo especial entre jugador/personaje para consolidar su narración, juega con muchas ideas, pero en ningún momento las concluye eficazmente, y eventualmente sentimos que sus suaves conexiones son más un recurrente fan-service que algo propio y original.

En primer lugar, vamos a dejar algo en claro, Resident Evil 7 y Outlast son dos juegos totalmente distintos. Uno es un Survival Horror en donde predomina la exploración, el enfrentamiento ante enemigos, Jefes Finales y eventuales puzzles. Mientras que el otro desarrolla una jugabilidad completamente diferente en base a Jump Scares y la idea de Hide and Seek (escondidas) de modo que solamente se puede huir de enemigos. Como verán son dos cosas totalmente diferentes, en cierta forma, esta nueva entrega tiene más en común con títulos como Alien Isolation, Condemned: Criminal Origins, el extinto P.T. o la saga F.E.A.R. Una vez aclarado eso podemos continuar.

Resident Evil 7 desarrolla su aventura en una mansión algo peculiar, no es tenebrosa como Alone in the Dark, pero si tiene sus crueles secretos, y cierta inspiración en The Texas Chainsaw Masacre, esto se debe principalmente a los inquilinos, “La Familia Baker” la cual nos acechara constantemente en todas las habitaciones de la mansión y sus alrededores. Sin duda, le dan un toque especial al título. Cada uno de sus integrantes está más loco que el anterior, y al mismo tiempo mantienen sus propios ideales y características. Por un lado tenemos al viejo Baker, la cabeza de la familia, solamente quiere hacernos sufrir y nos perseguirá incansablemente dentro de la mansión. Luego esta Marguerite, con ella veremos el otro extremo de la mansión. Por último y no menos importante, tenemos a Lucas, un tipo algo desequilibrado mentalmente y que solo desea jugar con sus víctimas, hasta tiene su pequeña “casita del terror” un detalle genial. Dejando un poco de lado, al selecto grupo hogareño, tal vez se podría echar en falta una mayor cantidad de enemigos. Los seres amorfos son prácticamente todos iguales y sus movimientos son demasiado básicos.

Por desgracia  el “toque especial” de Capcom no podía faltar, y una vez más, estas extrañas criaturas serán un elemento recurrente en la aventura. Por suerte forman parte de la elaborada trama narrativa que guarda por detrás Resident Evil 7, así que en cierto modo, tienen su razón de existir. Como es de costumbre a estos enemigos podremos evitarlos o si nos sentimos con más suerte optar por acabar con ellos, para esto último contamos con un enorme arsenal destructivo; pistolas, rifles de asalto, lanzagranadas, lanzallamas, y una escopeta, aunque la munición escasea demasiado, al menos en los primeros momentos de la aventura estaremos algo justos y en ciertas ocasiones deberemos optar por escapar o utilizar el cuchillo para abrirnos paso.

Por otro lado, todo esto se soluciona explorando, Resident Evil 7 tiene una gran libertad y sus escenarios presentan un muy buen diseño a la hora de combinar nuevas áreas y crear atajos para agilizar el paso entre las diferentes zonas de la mansión y sus alrededores como el astillero o la mina. Aunque para desbloquear y abrirnos paso por sus inmediaciones es necesario re-explorar un par de veces cada lugar, conseguir los elementos necesarios y regresar. El toque de Backtracking (retroceso) que se había perdido con sus entregas anteriores, ahora ha regresado mejor que nunca. Al avanzar en la aventura conseguiremos diferentes amuletos, llaves y objetos que tienen utilidad en las primeras áreas de juego, de modo que existe una gran cantidad de lugares en donde re-explorar y conseguir flamantes recompensas, armas, municiones, monedas, hierbas medicinales o suplementos químicos para elaborar ítems. Como notaran, la elaboración de elementos sigue siendo un pilar fundamental, sin embargo se siente algo desaprovechado, más si recordamos el increíble inventario y sistema de crafting que tenía el ultimo Alone in the Dark.

De la misma forma  funcionan las zonas de guardado, Resident Evil 7 tiene un guardado automático llegado a determinados puntos de interés, pero también existen áreas con las clásicas máquinas de escribir en donde podemos guardar nuestra partida con mayor seguridad. Por razones obvias, están limitadas y se encuentran en zonas muy específicas, pero son un pequeño santuario para reposar y reponer energías, tienen el icónico baúl para guardar ítems y también pequeñas jaulas con recompensas desbloqueables a base de monedas. A falta de mercaderes, podremos optar por esta curiosa vía de compras, entre ellas hallaremos: estimulantes de salud, armas y una mejora de recarga, se podría echar en falta algo más de variedad en este tema, pero debido al desarrollo jugable, no se puede pedir más, sin que termine cayendo en la acción desenfrenada, y pierda de rumbo todo lo que elaboro minutos antes.

Como mencione anteriormente, Resident Evil 7 está muy influenciado en títulos como P.T. debido a las zonas pequeñas y claustrofóbicas que utiliza para crear sus primeros minutos de la aventura, y los eventuales Puzzles que detienen un poco ese ritmo de escapar/eliminar enemigos y desarrollan un ciclo más pasivo en donde podemos observar más de cerca el escenario y resolver ciertos rompecabezas. Sin embargo, la mayor parte de la aventura se mide en la exploración y supervivencia, es allí en donde encontramos el espíritu de Condemned: Criminal Origins con enfrentamientos cercanos, pero sin entrar en el uso de armas blancas como este último. Es más, Resident Evil 7 extiende su sistema de combate directamente a las armas de fuego. Un cambio más abrupto en esto último le habría asentado mejor, ya que Resident Evil 7 es un juego fácil, demasiado sencillo, aun en su dificultad más alta no supone ningún tipo de reto. Ni siquiera sus Bosses suponen grandes complicaciones, esto se debe a que rápidamente nos daremos cuenta que estamos ante una zona “especial” porque notaremos la desmedida munición y medicina por las inmediaciones.

De todas formas, Resident Evil vive en sus propios límites, y es difícil que cambie su modo de hacer frente a los Jefes. Para compensar su penosa dificultad podemos optar por la modalidad MadHouse, que cuenta con notorios cambios de ítems, además los enfrentamientos son algo más duros. Por desgracia, este modo solo está disponible en su pre-order o si nos pasamos por primera vez el juego, sin embargo no deja de ser una curiosa forma para re-jugar la aventura y vivirla desde otra perspectiva.

A nivel visual, Resident Evil 7 presenta momentos deslumbrantes y otros muy discretos. Artísticamente lo nuevo de Capcom es simplemente soberbio, la recreación de la mansión y los distintos puntos de interés con sus interconexiones y atajos le dan un toque sumamente especial. De igual forma funciona su ambientación, la cual está muy bien conseguida gracias a la paleta de colores apagada y tenue que usa como marco principal, los detalles de cuerpos mutilados, las notas de personas desaparecidas fortalecen ese espíritu de horror tan añorado. Por su parte, la iluminación volumétrica y los efectos de sombras dinámicas recrean escenas dignas de atesorar. Lo mismo sucede con los detalles de nuestro personaje, sus extremidades presentan un nivel soberbio.

Desafortunadamente todos sus pintorescos efectos y filtros gráficos  terminan chocando con la pobre resolución de sus texturas. Los objetos del escenario presentan un nivel muy bajo de detalle, y lamentablemente no lo solucionan ni sus configuraciones más elevadas. Sea cual sea la elección, bajo, medio, alto o ultra, las texturas son muy discretas y al observar de cerca da una imagen regular sin gran profundidad. Lo mismo podríamos nombrar de las opciones de Antialiasing. A pesar de contar con características especiales de Nvidia como TXAA,  es una característica que desentona demasiado la imagen y quita cierto grado de nitidez. Por otro lado, en su lugar ganamos bordes más finos, pero perdemos una calidad importante de transparencia. En conjunto, Resident Evil 7 presenta un apartado visual regular, para lo poco que muestra en pantalla tendría que mantener un rendimiento mucho mayor.

En lo que respecta a su apartado sonoro, nos encontramos con un trabajo destacado, la banda de sonido sin ser sobresaliente se abre paso para dar lugar a los sonidos ambientales, sacarles el máximo provecho a cada habitación y breve escena del título a costa de ruidos, pisadas, golpes en seco o puertas cerrándose. Además, esta temática se fortalece totalmente con los largos y abruptos momentos de silencio. Áreas en donde debemos escapar a base de sonidos lejanos, y de este modo abrirnos pasó lentamente para evitar ser detectados. Sin duda, el trabajo sonoro logra componer una inmersión totalmente única e interioriza profundamente en todo momento para hacer de cada escena un efímero susto.

re7 2017-01-29 12-48-26-800.jpg

En conclusión, Resident Evil 7 tal vez no sea el juego de terror que su breve demo intuía, en su lugar nos encontramos con un verdadero representante del lema Resident Evil. Capcom finalmente ha decidido regresar a sus raíces, y la mejor forma de hacerlo es en una perturbadora mansión con unos desquiciados ocupantes.

Resident Evil 7 recrea perfectamente todo lo que una vez hizo grande a esta añorada saga, una jugabilidad más orientada a la supervivencia y Backtraking, los momentos de acción siguen presente, pero no son lo más importante, y tampoco son tan recurrentes. En su lugar nos encontramos con un desarrollo pasivo/activo en donde la exploración es un elemento primordial para sobrevivir y abrirse camino ante situaciones complicadas.

Tal vez los Bosses Finales tienden a generar un déjà vu, y sus “zonas” de combate están cargadas de los clásicos estereotipos de la saga, pero al final del día, sus atributos se destacan por encima de sus falencias. Puede que el nombre Resident Evil le quede algo grande si pensamos en su historia y las conexiones, pero sin duda  jugablemente es una sólida propuesta de suspenso  que logra rendir homenaje a sus primeras entregas. 

NOTA FINAL: 9.0/10

Puntos Positivos:

  • La familia Baker y las locuras que desatan.
  • Una ambientación de suspenso y terror muy bien conseguida.
  • La exploración es uno de sus puntos más sólidos.
  • Una gran libertad a la hora de encarar sus escenarios.
  • La combinación perfecta entre acción, supervivencia y exploración.
  • El espíritu de sus primeras entregas se siente en todo momento.

Puntos Negativos:

  • Por desgracia no podemos decir lo mismo de su historia.
  • Escasa dificultad.
  • Poca variedad de enemigos.
  • La duración resulta algo corta.

Un comentario

  1. Muy buen review Maxi. Impecable, bien detallado y sin spoiler. Lo estoy jugando y comparto la nota me jejeje

Deja un comentario