OBSERVER [Review]

Título: OBSERVER.
Género: Terror.
Desarrollador: Blood Team SA.
Editor: Aspyr.
Fecha de lanzamiento: 17/08/2017.
Precio: $29,99.
Plataformas: PC.
Disponible en:  Steam.
Review: Realizado en su versión de PC con un código de descarga que fue proporcionado por Aspyr.

En estos últimos años el género de terror se ha encasillado en un formato muy cuestionado, impulsado por un nulo concepto de ambición. Es por esta razón que las aventuras narrativas de suspenso y terror hacen de los Jump-Scare su mecanismo de defensa principal. Una clásica acción para ocultar las falencias de una moderada ambientación y una nefasta mediocridad jugable. No me mal interpreten, el formato de los Jump-Scare funciona, pero si abusamos de su sorpresa deja de perder gracia y terminan arruinando la experiencia final.

Muchos estudios tienden a tirar por estas mecánicas y se olvidan de lo que hace realmente importante a un juego de terror, una ambientación bien cuidada. Una atmosfera que oprima al jugador y lo exponga a múltiples sensaciones. Desafortunadamente esto se ha perdido, pero entre tanta penumbra un pequeño estudio polaco decide tomar riendas en el asunto, y una vez más encontramos el renacer de un género estigmatizado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De la mano de Blood Team llega Observer, un perturbador juego de suspenso y terror psicológico que gira en un mundo de corte Cyberpunk, al más puro estilo de Blade Runner, pero esas no son las únicas similitudes. También encontramos un título que se rige bajo investigaciones, una población marginal y un impecable trabajo de Rutger Hauer. Observer es un punto de inflexión para el género, no por su jugabilidad, que ha heredado bastante de Condemned: Criminal Origins, sino por el escenario que plantea. Blood Team se atreve a darle una imagen diferente al terror. Corta con ese rollo tan macabro de bosques encantados, hospitales psiquiátricos o las icónicas mansiones embrujadas.

En su lugar nos avienta en un complejo de departamentos que respira el concepto Cyberpunk con una visión distopica de un futuro marginal y una puntualización correcta en la pobrezal. El atributo principal de Observer es la concepción de sus escenarios, que gozan de una arquitectura vertical elegante, y la misma tiende a permutar con cada choque de luz para contrastar con la decadencia de los barrios más bajos. De esta forma se incorporan paneles intermitentes que dibujan figuras holográficas que señalizan el deteriorado estilo de vida en Cracovia. Y no solo eso, el escenario que plantea Observer se siente vivo, como un ser orgánico. La crudeza de algunas vistas es simplemente impactante; reflujos de sangre que salpican desde los tejados, lianas morfológicas de carne pétrea, cuerpos desmembrados esparcidos por los suelos. Todos, y cada uno de estos elementos fortalecen esa visión tan inquietante que busca generar en el jugador, pero el mayor de los logros llega al profundizar en la mente humana. Momento en el que se inicia un terrorífico viaje de locura surrealista con escenarios que se comprimen y sucesos que cambian la percepción de la realidad.

En cuanto a la historia, para evitar Spoilers solo tocare unos temas superficiales. Corre el año 2048 y la tecnología ha crecido a pasos agigantados, de igual forma la sociedad ha iniciado guerras civiles por estos cambios tan radicales que suponen las mejoras e implantes artificiales. Observer nos pone bajo el control de Daniel Lazarski, un detective neural conocido oficialmente como un observador que cuenta con una serie de mejoras físicas. Por lo tanto formamos parte de una unidad policial que tiene como principal objetivo tomar el control de la mente de los sospechosos y privarlos de su seguridad, hackear e invadir sus recuerdos para revivir sus temores más siniestros en busca de pistas. Todo eso está a punto de tomar un nuevo sentido con una simple llamada telefónica.

Para evitar Spoilers me detendré en este punto, pero es importante destacar que Observer goza una excelente historia con un guion muy bien elaborado, personajes cuidados hasta el más mínimo detalle y una narrativa impecable a base de una notable experiencia ludo narrativa. Por otro lado, el juego cuenta con múltiples finales, por lo tanto ofrece cierto margen de re-jugabilidad.  

Observer baraja los clásicos temas del género Cyberpunk, de modo que encontraremos a los aumentados: sujetos que tienen mejoras físicas a través de una morfología robótica o artificial. Y por otro lado, existen a los humanos, que han decidido vivir sus últimos días en su estado natural. Al hacer uso de este tema, Observer recurre una considerable cantidad de conflictos y situaciones de interés moral. Además, el mismo personaje que controlamos tiene extremidades aumentadas, tanto en su brazo como en el propio ojo, y esto lo convierten en el anfitrión perfecto para llevar al límite su rol de Observador: irrumpir en la mente de los sospechosos para hackear y explotar las vulnerabilidades de la mente. Este es el concepto principal de Observer, un juego de suspenso y terror psicológico que toca temas morales y juega con los miedos más profundos para dar vida a una aventura perturbadora y totalmente original con un enorme potencial.

En cuanto al apartado jugable, Observer no se ciñe a los estándares del género actual, para nada. Desde lo más profundo de su ser evita caer en ese pozo ciego de mediocridad al que recurre Outlast u otros exponentes del género. En su lugar puntualiza ligeramente en su jugabilidad para ofrecer un ritmo de juego más activo y menos guiado por los Scripts, de modo que proporciona margen para evaluar y marchar por su atemorizante escenario. Observer posee dos ritmos de juego muy bien diferenciados que hacen de su experiencia algo más que una montaña rusa de terror. De modo que encontramos una serie de mecánicas interactivas que permiten dialogar con determinados personajes y acceder a terminales. En base a estas acciones descubriremos un poco más de la trama principal y también son útiles para abordar tareas secundarias.

A pesar de la linealidad jugable, el juego ofrece múltiples tareas secundarias con las que mantenernos ocupado y explotar más las funciones de investigación. Cabe destacar que Observer cuenta con diversos finales y en base a las decisiones que tomemos esto impactara de una u otra forma el resultado  final. Como mencione anteriormente, Observer no es una aventura narrativa o un walking simulator de terror, tiene una base jugable sólida y eficiente. Al controlar a un observador contamos con una serie de habilidades especiales, por lo tanto podemos investigar los escenarios por pruebas y así ahondar en asuntos más turbios. Es justamente aquí cuando el juego expone un ritmo de juego similar a Condemned: Criminal Origins, proporciona una serie de elementos de interés. Como por ejemplo una visión detectivesca que permite analizar objetos en base a su estado: artificial u biológica.

De esta forma se pueden examinar dispositivos tecnológicos y rastrear chips para realizar hackeos masivos y acceder a ciertas habitaciones o seguir rastros de sangre para dar con el paradero de un personaje desaparecido. Existen múltiples situaciones y sujetos a los que interrogar. De momento la acción cumple una función determinante y fortalece la experiencia ludo narrativa que el titulo busca crear, además lo mejor de todo esto viene al profundizar en la mente de los sujetos y hackear sus últimos momentos de vida. Acá es cuando Observer hace uso de todo su armamento pesado para exhibir una experiencia profunda, original e inigualable algo totalmente único en el género de terror. Silent Hill fue el pionero con esas paredes que pasaban de la pintura al agua a cadenas oxidadas e imbuidas en sangre. Y Blood Team ha perfeccionado esta temática con escenarios que evolucionan en cada uno de nuestros pasos. Al entrar a la mente de un sujeto el mundo que conocíamos deja de existir y este tiende a modificarse de formas totalmente brutales. A paso lento se inicia un alucinante cumulo de diapositivas con un desdén total por la vida. Al tomar el papel de un observador las acciones son ínfimas, y tan solo nos limitaremos a caminar y percibir un mundo totalmente diferente en busca de aquello que perturba la mente de nuestro anfitrión.

Cabe destacar que para llegar a la salida deberemos sortear un par de Puzzles ambientales a modo de laberintos. De todas formas lo más impresionante de las investigaciones neurales son los escenarios y como estos tienden a modificarse radicalmente, es un recorrido en primera persona ante sucesos que se desintegran y vuelven a integrar al más puro estilo de Matrix.

Entrando en el apartado visual, Observer se encuentra desarrollado bajo el motor gráfico Unreal Engin 4, lo que supone una carga visual más detallada y un uso más elaborado de los filtros gráficos. Por lo pronto las texturas resultan algo irregulares y planas, no presenten un acabado técnico muy alto y en ciertas perspectivan cantan demasiado su nula profundidad ante los escenarios. De todas formas Observer es un juego que utiliza una gama de colores oscura y apagada, tonos débiles para contrarrestar las ligeras falencias visuales, pero afortunadamente gracias a una asombrosa dirección artística tenemos como resultado final un producto eficiente con una calidad más que notable. La profundidad de campo es un elemento recurrente al jugar con los distintos planos visuales y estos presentan imágenes exquisitas, dignas de una postal de terror.

Además, al contar con una estética de Cyberpunk las posibilidades de crear un mundo orgánicamente vivo son infinitas. Por lo general el juego se desarrolla en un ambiente cerrado, al más puro estilo de Judge Dredd, por lo tanto encontraremos un complejo de departamentos algo rustico y deteriorado, pero con una fachada ligeramente tecnológica con marquesinas holográficas e intermitentes. En pocas palabras, el trabajo artístico de Observer es increíble y cambia radicalmente la imagen que tenemos de los juegos de terror.

20170805212229_1

Como no podía ser de menos, tras el notable trabajo en Layers of Fear y con la correcta expansión de Inheritance, Blood Team lo ha hecho de nuevo e imagina un rostro diferente para el terror, uno abstracto y artificial que se esconde en lo más profundo de la mente. OBSERVER da vida a un mundo de pesadillas. A través de imágenes perturbadoras y una serie de escenarios que tienden a alterarse se exhibe una aventura que cambia los estándares  y supone un serio avance para el genero. Como única contra, quizás peca de presentar un esquema de juego algo lineal, pero está lejos de ser un Script pasillero como lo fue el nefasto Outlast 2. Además, recompensa su linealidad con una narrativa detallada y profunda que se cocina a fuego lento y va construyendo un universo de Cyberpunk simplemente alucinante. A su vez, toca temas existenciales y cuestiona la realidad en todo momento.

En fin, OBSERVER no es el típico juego de terror, eso está claro. Es un juego que se aleja de los Jump-Scare para apostar duramente en una experiencia más inmersiva y personal. No hay mucho para reprocharle, tiene una trama excelente con múltiples finales y una construcción de escenarios impecable, quizás la jugabilidad recuerda a un Condemned: Criminal Origins menos vitaminado, pero en conjunto lo nuevo de Blood Team funciona de una manera magistral.

Sin mucho más por agregar, OBSERVER es el aliciente perfecto para sacar el mal sabor de boca que dejo el incongruente Outlast 2.

pcmrfinalbannerscore1.png

NOTA FINAL: 10/10

Puntos Positivos:

  • La trama principal se sigue con interés y presenta un buen desarrollo.
  • El rollo de Cyberpunk le sienta muy bien.
  • Una impecable ambientación de suspenso y terror.
  • En lo narrativo supone una gran mejora para el género.
  • Las investigaciones neurales, un viaje en primera persona a un mundo de pesadillas.  
  • Múltiples finales.
  • Rutger Hauer, un plus genial.
  • Apartado sonoro muy bien cuidado.

Puntos Negativos:

  • El desarrollo de la aventura es algo lineal.
  • Pocos Puzzles y de una simple resolución.  

Deja un comentario