AGONY [Review]

Título: AGONY.
Género: Survival Horror.
Desarrolladora: Madmind Studios.
Editora: Madmind Studios.
Fecha de lanzamiento: 29/05/2018.
Precio: $329,99 ARS.
Plataformas: PC, Playstation 4 y Xbox One.
Disponible en:  Steam.
Review: Realizado en su versión de PC con una copia de prensa proporcionada por Madmind Studios.

En Mayo de 2016 las redes se hacían eco de una inquietante aventura de terror, una que prometía arrojarnos a lo más profundo del averno para sufrir una lenta agonía a manos de criaturas sedientas de sangre, que disfrutan de la muerte. Pasaron los años, y aquella imponente escena cinemática finalmente se convirtió en un verdadero videojuego, gracias a una prominente campaña de Kickstarter.

El Hype fue tan alto que incluso logro recaudar el doble de su meta inicial, y con ello pudo conseguir un puñado de recompensas adicionales, tales como nuevos modos de juego, múltiples finales o una edición en realidad virtual. Todo, absolutamente todo, parecía indicar que Agony se convertiría en “El juego” de terror, aquel que daría de que hablar durante un largo tiempo y revolucionaria la escena del Survival Horror como lo hizo en su momento Amensia: The Dark Descent. Sin embargo, la realidad fue totalmente distinta. El tiempo comenzó a pasarle factura, los retrasos no tardaron en llegar e incluso las temidas censuras sonaban cada vez más fuerte en los comunicados de prensa. Eventualmente, Agony logro ver la luz del día, pero… no era más que un débil e inacabado reflejo de su pasado.   

Madmind Studios finalmente se atreve a representar el origen del mal en una odisea infernal poco amigable e intuitiva. En cuanto a la historia, pues, Agony nos sitúa bajo el control de un alma atormentada, que desea escapar de las aterradoras salas de depravación y tortura que nutren el interior del infierno. La premisa es bastante simple y redundante. Básicamente tendremos que abrirnos camino por un abismo de tinieblas saltando de receptáculo en receptáculo para dar con la ansiada salida. Aunque en la práctica puede resultar absurdamente tedioso debido a una pobre ejecución jugable y una inconsistente progresión, pero dejaremos las cuestiones de jugabilidad para más adelante. Por ahora nos centraremos en su trama.

A nivel narrativo hace agua por todos lados. No hay muchos elementos que fortalezcan aquel agonizante relato de terror. Cada tanto encontraremos un puñado de notas desparramadas por el escenario que puntualizaran sutilmente en la trama, pero nada de otro mundo. De igual forma, existen una multitud de mártires con los que interactuar, pero todos cargan con la misma línea de dialogo y ni hablar de su apariencia, parecen cortados por la misma tijera. La variedad no es algo presente en Agony, desafortunadamente. El guion tan escueto, la débil narrativa y lo redundante de su ciclo de juego convierten a Agony en una verdadera agonía de superar.

Agony ha sufrido una importante recortada en su apartado visual e incluso ha llegado censurado, pero esto no tendría que llamar nuestra atención. Los problemas de Agony van más allá  de lo estético o la restricción de contenido, sino que es algo que afecta el núcleo central del juego, la propia jugabilidad. Desafortunadamente, Agony se convierte en otro “corre que te pillo”, otro nefasto Survival Horror que utiliza la mediocre fórmula de “Hide and Seek” para forzarnos a progresar a lo largo de la aventura. Y esto, eventualmente convierte al juego en un reiterativo ciclo de prueba y error debido a un inconsistente diseño de juego. No me mal interpreten, hay títulos brillante con este concepto, como Amensia, Clock Tower, Haunting Ground o Alien Isolation, pero en Agony, todo se siente artificialmente forzado y roto.

Los enemigos cuentan con un patrón de movimientos fijo, un script predeterminado que no se verá alterado en lo más mínimo, por lo tanto, al activar un punto de control o avanzar a una nueva área es posible encontrarse con un par de Bugs importantes como monstruos que reaparecen al frente de nuestro personaje y por razones obvias será prácticamente imposible escapar de sus garras, lo que nos llevara a perder al personaje inicial e intentar “poseer” a otro para continuar desde el mismo punto. Aunque para ello tendremos que habilitar su cuerpo. Esto último es un concepto interesante. La muerte no es el final del camino, sino más bien una herramienta con la que avanzar y progresar en el juego.

Cabe destacar que para utilizar esta función es fundamental habilitar el cuerpo del anfitrión al interactuar y retirarle una bolsa de la cabeza para formar un vínculo con su mente. Una mecánica interesante e incluso ambiciosa, ya que intenta ser algo original al proporcionarnos habilidades para mejorar, y así, desbloquear fabulosas recompensas como poseer a enormes demonios y usar su fuerza bruta para abrir nuevos caminos o salas secretas. Pero son mecánicas que se introducen demasiado tarde en la aventura e incluso la propia interacción con el escenario es mínima y regular. Tan solo podremos cargar con antorchas para arrojar algo de luz a tan anecdótica penumbra o ahuyentar enemigos. En fin, los escenarios se sienten artificialmente enormes con un diseño aterradoramente laberintico y sin absolutamente nada por hacer más que escapar de criaturas y recolectar coleccionables que poco influyen en la trama, sino que benefician con imágenes conceptuales o retratos en la galería.

En fin, Agony tiene ideas buenas y otras que no terminan de sobresalir. La jugabilidad es un quiero pero no puedo. El verdadero problema recae en la progresión con situaciones anticlimáticas y Puzzles que rozan lo redundante. Buscar señales grabadas en sangre para desbloquear la puerta de turno o recolectar miembros u órganos puede sonar divertido en sus inicios, pero pierde la magia cuando realizamos exactamente la misma actividad 6 u 8 veces. A  todo esto, el mismo escenario nos juega en contra, y dificulta una ya de por si laboriosa tarea por la baja gradación de los colores. Zonas demasiado oscuras que dificultan la visibilidad y entorpecen la transición. Mientras que otras repentinamente saturan los interiores con brillos artificiales. Eventualmente nos llevara a pensar que los ajustes no están del todo bien equilibrados e incluso la propia visual se siente inferior a lo que represento su demo. Tal vez esta discrepancia en los colores y el constante uso de tonos opacos se ha realizado para ocultar las notables bajas visuales.

En su momento, Agony lucia como todo un referente, tenía un par de filtros gráficos increíbles, pero en su versión final, luce espantosamente mal con un sobre-exageración de filtros, el Blur, Bloom y DoF empañan la imagen hasta niveles ridículos. La resolución de las texturas es ridículamente inferior y esto afecta directamente a la percepción del escenario con detalles poco agradables. A su vez, el diseño de los personajes es mediocre. Todos lucen exactamente igual, no hay una gran diferencia entre uno y otro. Tampoco existen sombras dinámicas con las que explotar al máximo su perturbadora ambientación.

Visualmente, es terriblemente malo y ha bajado un par de escalones desde su demo de Kickstarter, es más, tampoco era tan oscuro. Quizás, el único de sus atributos y beneficios sea la dirección artística. Agony presenta una ambientación inigualable y le proporciona una inquietante imagen al infierno con situaciones extremas y perversas. Paredes revestidas por órganos que palpitan sangre, bebes siendo torturados de formas retorcidamente violentas y escenas de sexo brutalmente salvajes. La escenografía es brillante, una alusión a la degeneración como nunca se ha visto. Sin embargo, volvemos al tema inicial, visualmente todo esto pierde cierto nivel de encanto por el nefasto Downgrade y una escala de colores demasiado oscura.

20180530181724_1.jpg

Agony es otro juego que tenía el potencial suficiente para convertirse en todo un referente para el género del Survival Horror, sin embargo, en la práctica no ha terminado de funcionar del todo bien y nos encontramos con un juego mediocre que intenta ocultar sus irregularidades con una constante dosis de Gore y perversión.

PALABRAS FINALES

En fin, otro juego más del montón que pasa sin pena ni gloria bajo el umbral del horror. Al final del día, la verdadera agonía fue intentar acabar su modo campaña.

NOTA FINAL: 4/10

Puntos Positivos:

  • La ambientación es uno de sus principales virtudes.
  • Una buena dosis de Gore.
  • Soporte para resoluciones ultra-panorámicas.
  • Los modos extra son un buen plus…

Puntos Negativos:

  • Aunque la aventura original sufre pocos cambios.
  • El concepto de Hide and Seek para avanzar no está del todo pulido.
  • Puzzles redundantes.
  • Reciclado de personajes.
  • Duración artificial.
  • La gradación de los colores no es del todo acertada.
  • El evidente Downgrade gráfico.
  • Algún que otro Bug.
  • El respawn de los enemigos al entrar a una nueva área.
  • Historia floja y una narrativa escueta.
  • Diseño de los personajes, todos fueron cortados por la misma tijera.
  • Escenarios innecesariamente abiertos y con un diseño aterradoramente laberintico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s