Ken Follet’s: The Pillars of the Earth [Review]

Título: Ken Follet’s: The Pillars of the Earth.
Género: Aventura Interactiva.
Desarrollador: Daedalic Entertainment.
Editor: Daedalic Entertainment.
Fecha de lanzamiento: 15/08/2017.
Precio: TBA.
Plataformas: PC.
Disponible en:  GoG, Steam.
Review: Realizado en su versión de PC con un código de descarga que fue proporcionado por Daedalic Entertainment.

Las adaptaciones literarias se han convertido en algo común en el mundo de los videojuegos, pero que funcionen es un tema completamente distinto. Quizás el caso más conocido y con mayor éxito sea el de Andrzej Sapkowski con su Lobo Blanco, Geralt de Rivia. Sin duda, la saga del brujo y especialmente su última entrega se mantienen como uno de los máximos exponentes del mundo de los videojuegos. Un pináculo de lo que el medio puede ofrecer cuando decide adaptar y ceñirse a un guion. Dicho esto, tal vez estemos ante la presencia de otra obra de arte, de características menores, pero con una calidad imponente.

Una vez más, los padres de las aventuras graficas de siglo 21, Daedalic Entertainment se ponen manos a la obra para dar vida a uno de sus proyectos más ambiciosos, Los Pilares de la Tierra. El titulo llega como una adaptación directa del superventas de Ken Follet y luce el indiscutible cello del estudio con un apartado visual pintoresco y unas animaciones impecables, pero con ligeros matices en el carácter jugable. Antes de continuar con la revisión es necesario destacar que, Pilares de la Tierra llegan en un formato episódico, por lo tanto el titulo está constituido de tres partes, y estos,  a su vez se abastecen de 7 capítulos con una duración estimada en los 30-40 minutos.

En cuanto a su trama, la primera parte de Pilares de la Tierra cubre los eventos que tienen lugar durante el año 1135 y 1136 en Kingsbridge, por lo tanto nos lleva de la mano a una Inglaterra del siglo XII algo rustica y deteriorada en un periodo medieval de constantes guerras civiles y luchas internas por el poder, pero en medio de toda esa soledad, un ápice de luz comienza a resplandecer a manos de un monje y el santuario al que llaman catedral. Por otro lado, la historia de Pilares de la Tierra se expone de una manera lenta y pausada a través de los relatos de tres icónicos personajes, Tom, Jack y Philip. Ante estos carismáticos sujetos viviremos una gran cantidad de eventos, de múltiples naturalezas; algunos tristes, otros felices y también situaciones peligrosas. Pero al final del día volveremos con las personas que nos rodean y compartiremos un momento a su lado para conocer la definición de familia y esperanza.

Es justamente esto lo que hace de Pilares de la Tierra una aventura única y emocionante, nos lleva a preocuparnos por sus personajes y a demostrar interés por las motivaciones que ocultan. Los secretos y las conspiraciones son un cimiento principal y un mecanismo recurrente en los planes maquiavélicos del obispo y otros reyes, y gracias a una narrativa tan bien llevada, se sigue con interés. Además, como mencione anteriormente el juego se desarrolla a través de las mecánicas de una novela visual, de modo que nos hace partícipes de las situaciones que se viven en su mundo, arroja elecciones e inocentemente nos da el control artificial de su historia para hacernos formar parte de su mágico universo. De una u otra forma, Pilares de la Tierra tiene una trama robusta cargada de personajes interesantes y situaciones importantes, la única contra es terminar un episodio y sentir el eterno vacío de soledad al tener que esperar el lanzamiento del próximo. Tal y como suele suceder con esa serie de televisión que seguimos con tanta desesperación semana tras semana.

En fin, la modalidad de juego es permisiva a más no poder, los Puzzles son prácticamente inexistentes y tampoco encontraremos la necesidad de pulsar incesantemente sobre el escenario con el click del mouse. En todo caso, Pilares de la Tierra es un juego muy guiado, hasta el punto que constantemente proporciona las direcciones necesarias para moverse por su mundo y las acciones a realizar. No es algo que afecte negativamente la experiencia final, pero Puzzles más elaborados o situaciones que impulsen la lógica no le harían ningún mal, mas considerando a qué tipo de genero apunta.

 En simples palabras, todo se limita a recoger objetos u ítems de interés y situarlos o activarlos en determinados lugares: Coger un cubo para cargarlo de agua o buscar troncos de madera para echarlos en la hoguera. La tendencia sigue un patrón algo cíclico, pero simple, no abusa del Pixel Hunting, todo salta a la vista, además como suele ocurrir en los títulos de Daedalic, existe un botón para resaltar todo en la pantalla, y así, evitar saltarse alguna interacción. Por otro lado, también podemos utilizar pistas principales para acceder a información más detallada de ciertos personajes. Como mencione más arriba, en Pilares de la Tierra tomaremos el control de tres personajes totalmente diferentes y con una visión muy particular del mundo.

De esta forma podremos controlar a Tom Builder, el maestro constructor que acaba de abandonar su aldea natal junto a su familia para encontrar la forma de dar vida a su sueño y construir una Catedral. Mientras que por otro lado tenemos al Philip, un monje y Jack un niño curtido en el bosque, un proscrito que intenta vivir el día a día junto a su madre en lo profundo de una caverna. La armonía con la que estas tres historias y personajes entran en contacto es simplemente perfecto. Uno de sus grandes atractivos es el desarrollo narrativo y la exposición de su trama en base a sus singulares personajes y sus sorprendentes hazañas por cambiar sus vidas.

Por el lado visual encontramos otra genialidad de Daedalic Entertainment. Pilares de la Tierra es un salto importante con respecto a sus antiguos proyectos, y una vez más el estudio alemán sorprende con un trabajo simplemente asombroso que luce una carga grafica imponente con unas animaciones elegantes. Al estar situado durante el periodo de la Edad Media encontraremos una serie de escenarios algo rústicos, como aldeas rurales y asentadas en las proximidades de enormes castillos de piedras, puentes primitivos de madera con nexos de lianas, y catedrales de enormes proporciones que perciben el renacimiento de una arquitectura gótica. Todo esto exhibe un refinado estilo artístico a modo de cartoon con tonalidades algo oscuras y débiles, pero con un trazo profundo y característico del tono pastel. Tanto los personajes como el escenario presentan un nivel de detalle muy bien cuidado.

En lo visual no hay nada para reprocharle, Daedalic Entertainment vuelve a deleitarnos con su infalible cello visual, animaciones más dinámicas y orgánicas, empapado en unos escenarios asombrosos que juegan muy bien con la profundidad para desarrollar la transición de los personajes. Todo un portento visual.

20170812033125_1.jpg

En conclusión, este primer encuentro con el primer episodio de Pilares de la Tierra no podría ser mejor. Durante sus extensos  siete capítulos logra dar forma a un mundo imposible y concibe a personajes con ideales potentes y motivaciones únicas. Como aventura interactiva cumple su función y logra desarrollar de una manera perfecta una trama compleja que toca múltiples temas. Quizás como aventura gráfica no termina de funcionar y encontramos una seria ausencia de Puzzles, existen unos pocos, pero son de una naturaleza humilde y tiran por lo sencillo. De todas formas, Pilares de la Tierra es un juego que busca contar una buena historia y en el camino hacernos sentir parte de su universo. Es un juego que pondrá a prueba todas nuestras acciones y cuestionara nuestras decisiones, solo resta ver qué tipo de impacto o consecuencias desencadenaran en los futuros episodios.

En fin, los Pilares de la Tierra es una prometedora aventura narrativa que está a punto de alcanzar su máximo potencial. Como única contra, tocara esperar un buen tiempo para conocer que aventuras y secretos nos deparan la siembra del viento y el ojo de la tormenta.

pcmrfinalbannerscore1

Deja un comentario