Masters of Anima [Review]

Título: Masters of Anima.
Género: Rol y Estrategìa.
Desarrolladora: Passtech Games.
Editora: Focus Home Interactive.
Fecha de lanzamiento: 10/04/2018.
Precio: $251,99 ARS.
Plataformas: PC, Playstation 4, Xbox One y Nintendo Switch.
Disponible en:  Steam.
Review: Realizado en su versión de PC con una copia de prensa proporcionada por Focus Home Interactive.

En Masters of Anima tomaremos el control de Otto, un joven aprendiz de anima que desea convertirse en un transmutador con el fin de recibir la bendición de los guardianes para finalmente comprometerse con su amada prometida, Ana, quien ha resultado ser nada más y nada menos que la principal figura de autoridad en Spark. Ana no es una persona común y corriente, es más, ella cuenta con el poder para separar el bien del mal. A diferencia de nuestro simpático personaje, quien aún debe demostrar que cuenta con el espíritu y la fuerza necesaria para vivir al lado de ella y hacerle frente a los contratiempos que se avecinen. Por lo tanto, Otto necesita superar una serie de pruebas, que fueron impuestas por los antiguos guardianes, de esta forma tendrá la posibilidad para demostrar su talento nato a la hora de resolver problemas e impartir justicia.

Es así como la aventura comienza a tomar sus primeros pasos, con un Otto animado e inocente que se dispone a probar suerte, (una vez más), en la prueba de ánima. El pobre ha fallado tantas veces que su maestro Jaku ya ha perdido toda esperanza. Afortunadamente las cosas estaban a punto de cambiar, Otto comenzó a tomar el control de la situación y lidero un ejército de guardianes. Estupefacto por tan increíble hazaña, el maestro Jaku iniciaba los preparativos para bendecir a Otto, sin embargo, el destino tenía otros planos para su futuro. De pronto los cielos comenzaron a abrirse, las rocas impusieron su peso sobre los tejados y aquel ingenuo héroe se vio envuelto en un terrible cumulo de caos y descontrol El ánima de Spark estaba en peligro. La cálida imagen de inocencia y felicidad que demostró en sus primeros compases rápidamente tomo un giro de 180º con un tono más oscuro y lúgubre al introducir al villano de turno, el temible Zahr: un antiguo guardián que había decidido revelarse para corromper el ánima y construir Golems que llevarían la destrucción a las tierras de Spark. Sin embargo, ese no era su único plan y Ana sería la primera en descubrirlo.

En cierta forma, Masters of Anima desarrolla un relato sobre el bien y el mal, (en menor medida), pero también utiliza estos conceptos para construir un equilibrio entre el amor y la esperanza, al presentar la cara de perdida y desolación de alguien que desea reencontrarse con su pareja. Y que incluso haría hasta lo imposible para lograrlo. Por lo tanto, la trama no tiene mucho misterio. Durante la aventura no hay grandes revelaciones o increíbles sorpresas, tan solo un joven muchacho que se mueve por la fuerza de voluntad para hacerle cara al mal.

A pesar de la impactante presentación, el fino acabado visual y la elegancia de las palabras elegidas para formular los apasionantes diálogos entre Ana y Otto, Masters of Anima no termina de alcanzar su máximo potencial. La trama se siente apresurada, sin un trasfondo solido en sus personajes. Tanto Ana, como Jaku o Zahr, pecan de un desarrollo escueto y vacío. Incluso su presencia en pantalla es mínima. Quizás el único que se salva de esos desaciertos sea Otto nuestro celebre héroe, a quien acompañaremos y veremos crecer espiritualmente en toda la aventura. Además, un buen detalle para maximizar este concepto es la puntuación que recibiremos al finalizar cada nivel. Un claro ejemplo de que toda la aventura es una gran prueba que debemos superar para convertirnos en el transmutador ideal.

 En cuanto a la jugabilidad, Masters of Anima se presenta principalmente como un juego de estrategia en el que deberemos liderar un ejército de guardianes para derrotar a los imponentes Golems, pero tras la devastadora imagen de acción encontraremos otra mucho más tranquila y permisiva al introducir momentos de exploración y puzzles en aquel oasis. Por lo tanto, Masters of Anima construye dos tempos, muy bien definidos. Por un lado tendremos la libertad de explorar milimétricamente sus escenarios en búsqueda de coleccionables o resolviendo Puzzles al dotar de vida antiguas maravillas que han perdido la esencia de ánima, y eso no es todo, también existen tareas secundarias y desafíos con los que mantenernos un poco más de tiempo divagando sobre cada área. De una u otra forma, todo esto tiene un propósito, conseguir experiencia para eventualmente subir de nivel y desbloquear increíbles mejoras para nuestro personaje y su ejército de guardianes.

Mientras que por el otro lado encontramos la acción desde un plano más táctico y estratégico al comendar ejércitos con los que eliminar titánicos Jefes Finales, para ello el juego ofrece una vista amplia desde una cámara isométrica, de esta forma tendremos una buena visión del campo y podremos reaccionar rápidamente ante cada situación.  Por otro lado, el control de Otto es intuitivo y preciso. Tal vez, recuerde en menor medida al de los roedores de Tooth and Taill, al tener que construir un ejército y comandarlos por separado en el campo de batalla. Seleccionar guardianas, posicionarlos sobre el campo para realizar ataques estrategicos y eventualmente recolectar anima para incrementar la reserva y repetir el proceso. En cuanto a los Jefes, los Golems pueden ser criaturas devastadoras de una fuerza incalculable e incluso sino los eliminamos rápidamente estos comenzaran a utilizar su furia primigenia para consumir el escenario y destruir todo a su paso. Afortunadamente para contrarrestar con tal brutal desafío tendremos a nuestra disposición un correcto elenco de guardianes, que van desde protectores, centinelas, catalizadores, comandantes e invocadores. Cada uno de ellos cuenta con habilidades únicas y cumple un rol diferente en el campo de batalla.

Por lo tanto, los protectores son aquellos que atacaran desde la cercanía e impedirán que los Golems avancen al atajarlos con sus escudos. Los Centinelas resultan útiles para atacar desde la distancia con la extrema precisión de sus arcos, los catalizadores permiten drenar la vida del enemigo y convertirla en mana, algo útil para mantener a flote nuestras reservas y construir rápidamente guardianes o comandantes. Por ultimo encontramos a los invocadores, tal y como su nombre lo indica permiten invocar un Golem de piedra al que controlar momentáneamente. Desafortunadamente, esto último tan solo ocurre en un par de ocasiones, y tiene un uso más prolongado durante la exploración y la resolución de Puzzles que en el campo de batalla. De todas formas, es un buen guiño para reacondicionar la experiencia de juego y ofrecer algo ligeramente diferente en cada episodio.

En lo que a fidelidad grafica se refiere, Master of Anima no es ningún portento visual. Cuenta con una gran variedad de opciones y filtros gráficos, pero en general, la puesta en escena es humilde, cuanto poco, Sin embargo, la dirección artística está muy bien cuidada, tal vez recuerde al excelente, Mages of Mystralia de los canadienses de Borealys Games. La estructura de los escenarios se siente algo clonica, pero estos se ven complementados con una cálida decoración, como si de un oasis se tratase. Además, el detalle de las figuras y guardianes esta meticulosamente realizado. Todos se ven compuestos por un distintivo diseño. Por otro lado, es bueno saber que los chicos de Passtech Games tienen una visión hacia el futuro, ya que Masters of Anima cuenta con soporte nativo para resoluciones ultra panorámicas. Nada de estirar la imagen y compactar la acción. Todo está bien medido y balanceado para ofrecer una visión perfecta en todo momento. Tal y como lo pueden apreciar en nuestra galería de imágenes.

20180407030605_1.jpg

En fin, Masters of Anima es un juego correcto, que está compuesto por alrededor de 11 episodios. Cada uno de ellos ofrece una gran diversidad de situaciones, que van desde el uso de la lógica a base de Puzzles ambientales al utilizar transitoriamente otras figuras como Golems, Ninfas o los propios guardianes hasta llegar a la verdadera acción en los distintivos enfrentamientos ante sus despiadados guardianes. No hay mucho para reprocharle, todo lo que hace, lo hace realmente bien y es un juego que logra divertir en grandes dosis durante sus 10-12 horas de duración.

Quizás la única falencia venga por el lado de la batalla, al compactar la acción en áreas relativamente pequeñas y spamear enemigos constantemente, esto se torna más ridículo y abusivo en los tramos finales, momentos en los que la dificultad puede subir exponencialmente e incluso aún más si deseamos cumplir con los desafíos impuestos. Sin embargo, esto no evitara que pasemos horas y horas intenta superar los desafíos y convertir a nuestro carismático personaje en todo un maestro del animal.

pcmrfinalbannerscore1.png

NOTA FINAL: 8/10

Puntos Positivos:

  • Control simple, preciso e intuitivo.
  • Gran variedad de Golems, con rasgos bien definidos y su propio set de movimientos.
  • Una acertada combinación de rol y estrategia.
  • El uso de Puzzles para romper con tanta acción.
  • Los guardianes y las posibilidades que estos ofrecen en cada batalla.
  • La historia se sigue con interés.

Puntos Negativos:

  • Pero se siente algo apresurada y los personajes secundarios carecen de un trasfondo más concreto.
  • En determinados momentos, las batallas contra los Jefes Finales pueden tornarse algo caótico por la extrema precisión que se necesita.
  • El uso de la ira primigenia es excelente, pero también puede llevarnos a repetir innecesariamente toda una batalla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s